Las Provincias

El PP de Valencia celebrará jornadas de puertas abiertas para «escuchar»

  • Los actos participativos tendrán lugar el 4 y 5 de noviembre

El PP de la ciudad de Valencia celebrará el 4 y 5 de noviembre próximos unas jornadas de puertas abiertas, en las que quiere "escuchar más que hablar" y donde representantes sociales plantearán los problemas que preocupan a los ciudadanos, para que el partido centre en ellos su labor de fiscalización.

Así lo ha anunciado en rueda de prensa el presidente de la gestora del PP de la ciudad de Valencia, Luis Santamaría, quien ha explicado que, después de ocho meses de dirección provisional, el partido quiere dar ahora "un paso más" y mejorar la labor de oposición.

Santamaría ha explicado que el PP quiere aumentar la coordinación, sumar esfuerzos y "echarle un cable" al portavoz popular en el ayuntamiento de Valencia, Eusebio Monzó, dentro de una "nueva fase de trabajo" ahora que "todo apunta" a que la semana que viene puede haber un Gobierno de España.

Ha admitido que se está a la espera de que la dirección nacional del PP resuelva el expediente informativo abierto a nueve de los diez concejales del grupo municipal investigados en la causa sobre supuesto blanqueo de capitales por donaciones al partido, pero ha dicho que hay que "trascender a las circunstancias judiciales y hacer una mejor oposición".

Las jornadas de puertas abiertas servirán para hacer un balance de la labor de la gestora, que asumió estas funciones el pasado 19 de febrero, y para celebrar mesas redondas sobre cuestiones sociales con los agentes sociales más significativos y sobre empleo con hosteleros, comerciantes y autónomos.

Además, se debatirá con asociaciones de vecinos y presidentes de distrito del partido sobre problemas originados por la peatonalización de calles, el botellón, la falta de limpieza o la inseguridad, y se invitará a participar a cargos del PP que están en la oposición en Gobiernos parecidos al de Valencia.

Santamaría ha insistido en que el PP está en una etapa de "reconstrucción" y de "seguir escuchando con humildad", en la que se quiere centrar en su labor de oposición y en no ponerle "las cosas fáciles" al alcalde de Valencia, Joan Ribó.

El presidente de la gestora ha indicado además que la primera etapa de esta responsabilidad se centró en que el partido "siguiera en marcha", en garantizar la aplicación de la nueva ley de financiación de los partidos y en estudiar planes de viabilidad en los distritos, donde había cinco sedes.

De esas cinco sedes, ha explicado que ha habido que cerrar por problemas económicos la del Marítimo, aunque se ha mostrado confiado en poder encontrar fórmulas para reabrirla, mientras que la de Tránsitos tiene algunas dificultades, si bien espera que el 1 de noviembre se pueda firmar el contrato de la nueva sede.

Santamaría ha reivindicado además que el partido ha aumentado sus afiliados en la ciudad en unas mil o mil quinientas personas, hasta los 11.200 militantes actuales, y ha crecido un 3,6 % en los resultados electorales, que ha atribuido, más que al "partido en sí", a las ideas que defienden.

Ha indicado que la segunda etapa de su mandato fue la campaña electoral para los comicios generales del 26 de junio, de la que se hicieron cargo los miembros de la gestora, pese a no tener experiencia previa en el diseño y desarrollo de campañas, y ahora la tercera etapa busca que el partido se ponga "en marcha otra vez".