Las Provincias

Carolina Punset dimite de la ejecutiva de Ciudadanos pero no deja su escaño en Bruselas

Carolina Punset.
Carolina Punset. / EFE
  • La política señala que la formación en la Comunitat «no ha sabido favorecer la tradición ilustrada, los valores laicos, sociales y progresistas»

  • Asegura que no se siente identificada «con la mayor parte de las decisiones estratégicas tomadas por la dirección del partido»

Carolina Punset ha hecha pública hoy su decisión de dimitir del Comité Ejecutivo de Ciudadanos aduciendo diferencias con la dirección actual del partido, aunque asegura que seguirá en su puesto de eurodiputada.

Este es el comunicado oficial:

«Comunico mi dimisión como miembro del Comité Ejecutivo de Ciudadanos y la renuncia a seguir ejerciendo allí mi cargo como responsable de medio ambiente y territorio. Las razones de mi dimisión son dos:

La primera tiene que ver con el hecho de que no me siento identificada con la mayor parte de las decisiones estratégicas tomadas por la dirección del partido. Por otra parte, tampoco consigo aunar suficientes apoyos como para determinar ningún cambio de postura. En consecuencia, mi labor dentro del comité se ha vuelto estéril.

La segunda razón tiene que ver con mantener la coherencia con los principios fundacionales de Ciudadanos. Partido identificado con la tradición ilustrada, los valores laicos, sociales y progresistas, que tenía como propósito irrenunciable, la desarticulación de cualquier tipo de nacionalismo, incluyendo el regionalismo no independentista. Entiendo que salvo honrosas excepciones, en mi comunidad de referencia, la valenciana, la dirección del partido no ha sabido favorecer unas estructuras orgánicas propicias para el fomento de estos valores.

Una vez dicho esto, comprendo que es inevitable que en la gestión de las decisiones de un grupo político existan diversas opiniones, e incluso disensiones puntuales como es el caso, y que eso no es óbice para abandonar un proyecto. En comunidades políticas modernas, los partidos políticos siguen siendo, si no los únicos, sí los mejores instrumentos de transformación de la sociedad. Por eso seguiré (ya sin cargos de responsabilidad directiva), defendiendo desde mi puesto como eurodiputada de Ciudadanos, no solo los valores que en su origen me llevaron a unirme a este proyecto, sino también la encendida defensa del medio ambiente que nunca he abandonado.

Sigo pensando que en España hace falta un partido reformista, transversal y que combata lo que entiendo que son las dos grandes lacras de la política española, el sectarismo de izquierdas y derechas y el nacionalismo. Tengo la seguridad que tanto mis compañeros de partido como mi presidente, Albert Rivera, continuarán peleando día a día para conseguir que Ciudadanos ocupe ese papel".