Las Provincias

El PSPV negocia con C's y Podemos rebajar la Ley de Incompatibilidades

Ximo Puig habla con Manolo Mata en Les Corts. :: EFE
Ximo Puig habla con Manolo Mata en Les Corts. :: EFE
  • Los socialistas consideran que la normativa propuesta por Compromís «dificulta» la llegada a la Generalitat de profesionales independientes

Los socialistas negocian con Ciudadanos y Podemos con el fin de suavizar las condiciones que se establecen en la Ley de Incompatibilidades que Compromís ha elaborado y que el miércoles se votará en Les Corts. Esta misma normativa, sin cambiar en nada, fue retirada de un pleno parlamentario a punto de ser votada porque la falta de consenso ponía en serio riesgo su viabilidad. Los nacionalistas han elaborado un texto normativo que no gusta a nadie. Sin embargo, la necesidad del tripartito de no romper su unidad de acción política ha obligado, finalmente, a que la ley vuelva a la Cámara sin que se haya modificado ninguna de las premisas que obligó a su retirada.

Así lo reconoció el pasado martes el síndic socialista Manolo Mata. El portavoz del PSPV en Les Corts admitió que la normativa no ha cambiado en nada, que no le gusta pero que votará a su favor. El político socialista explicó que es una ley que «gana mucho en transparencia, en el control de cargos públicos y mejora la situación actual, pero también crea muchas dificultades para traer a gente muy talentosa a altos cargos de la Administración». No solo por las incompatibilidades, que son «demasiado estrictas», sino también por los salarios que paga la Administración.

De similar opinión, o aún peor, es el síndic de Ciudadanos, Alexis Marí, para quien «hay ciertos aspectos que mirar» puesto que a él personalmente no le gusta «poner muros insuperables al que desarrolla una labor relacionada con la política, porque al final la gente de calidad, no va a querer venir».

La ley, tras ser retirada del orden del día que en su día tenía que votarla, fue devuelta a la comisión competente. El PP presentó una serie de enmiendas que no lograron apoyos, sin embargo, un total de 16 propuestas quedaron pendientes de resolución, por lo que en función de estas ideas, socialistas, ciudadanos y podemistas han establecido una ronda de conversaciones con el fin de consensuar algunos aspectos de la normativa de Compromís.

«Tal y como está planteada, personas que han llegado ahora a la Generalitat, como la secretaria autonómica de Hacienda, Clara Ferrando, que antes de incorporarse al Consell estaba en el Banco Sabadell, no podrá volver a reincoporarse a su puesto si, en el algún momento a corto o medio plazo es cesada, dimite o acaba la legislatura y en las siguientes elecciones se produce un retorno de los populares al Ejecutivo», indicó uno de los diputados que ha participado en el proceso de negociación sobre la normativa propuesta por Compromís. De hecho, el perfil profesional de buena parte de la Conselleria de Hacienda provocaría que buena parte de su segundo y tercer escalón no podría reincoporarse a sus anteriores trabajos hasta dentro de tres años, ya que provienen de entidades que a lo largo de la actual legislatura se están viendo afectadas por las leyes que el Consell aprueba.

«Es que, tal y como está planteada la ley, el hermano del presidente Ximo Puig, que ha recibido ayudas por parte de la Generalitat, no podría recibirlas en ningún caso, ya no por cuestiones morales, que ahora nosotros consideramos que deberían haberle imposibilitado acceder a las subvenciones, sino por los impedimentos legales que la nueva normativa establecerá, tan duros que convierten la Generalitat en un coto cerrado para funcionarios», indicaron fuentes del PP. Desde el PSPV se ha dilatado al máximo el retorno de la ley al pleno de Les Corts. Sin embargo, la inexorable tramitación y la voluntad de Compromís impiden más retrasos, lo que ha inducido a los socialistas a negociar.