Las Provincias

Domínguez imita a Barberá y se queda el escaño tras abrir causa el TSJ

  • El diputado autonómico, que será investigado por el alto tribunal, anuncia su baja del Partido Popular

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) anunció ayer el inicio de una investigación al diputado autonómico Miguel Domínguez por su supuesta participación en el blanqueo de 50.000 euros del Ayuntamiento de Valencia. La decisión es consecuencia de la exposición motivada que en su día envió el juzgado de Instrucción de Valencia al apreciar indicios delictivos en la actuación del aforado. La instructora de la causa será Pía Calderón, la misma magistrada que ya se encargó de la investigación al exconseller Rafael Blasco. Las pesquisas sólo afectarán a un delito de blanqueo de capitales. Excluyen el ilícito de delito electoral.

La apertura de una investigación al cargo popular era esperada. Más todavía desde que el Tribunal Supremo adoptara el mismo criterio con la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá. El alto tribunal ya puede practicar diligencias para aclarar los hechos como, por ejemplo, solicitar el extracto de la cuenta bancaria de Domínguez para averiguar si hubo un ingreso en efectivo en fechas anteriores o posteriores a la fecha de la donación de 1.000 euros.

Dominguez siguió entonces la estrategia de Barberá. No acudió a declarar, pero presentó un escrito de alegaciones en el que reconocía la aportación del dinero, aunque negaba cualquier reintegro. Una tesis defendida hasta la fecha por todos los investigados. Además, se desvinculaba de la organización de la campaña y de la actividad política diaria. De hecho, apuntó que su oficina no estaba en el Ayuntamiento sino en un edificio distinto, sede de la delegación de Seguridad Ciudadana.

Las explicaciones no fueron suficientes para el instructor del juzgado. En la misma línea que ocurrió con Barberá consideraba «incoherente» mantener la imputación sobre el resto de sospechosos y no hacerlo con las dos personas aforadas.

Miguel Domínguez también sigue el camino que marcó la senadora al no querer dejar su escaño. El aforado confirmó que había presentado el escrito en Les Corts para pedir su salida del grupo popular y su paso al grupo de no adscritos. «Tenía la intención de haberlo presentado antes», manifestó. Siempre mantuvo que se iría del PP «pero no Les Corts».

El cargo popular reconoció que había hablado por teléfono con la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, con quien pactó que era momento de presentar su dimisión, aunque insistió en que ya lo había planteado «hace ocho meses cuando lo de los concejales, hace cuatro y hace dos semanas».

Domínguez recordó que los estatutos del PP dicen que deben dejar el partido o ser expulsados cuando se inicie el juicio oral y señaló a EFE que en su escrito ante la Cámara autonómica afirma que en el momento en que se aclare su situación, volverá al grupo popular.

El diputado popular aclaró que había tomado esta decisión porque no quería «generar problemas al grupo parlamentario popular». El aforado lamentó «el revuelo que se arma» cada vez que se hace público un auto. En este sentido, precisó que no se encuentra «ni investigado ni imputado ni nada», aunque «sospecha» que lo podría estar «con el tiempo». Domínguez declaró por escrito ante el juez y presencialmente ante la Guardia Civil, según explicó, «innecesariamente» porque el asunto no tenía «nada que ver» con él. Subrayó, no obstante, que siempre ha dado la cara.

En el grupo de los no adscritos -será el sexto diputado en la historia con esta condición- compartirá situación con Covadonga Permach, la responsable de Podemos que se vio obligada a salir de la formación morada tras descubrirse que había amañado unas primarias.