Las Provincias

Puig convoca de urgencia a la dirección para atajar las críticas internas

El secretario autonómico Enric Nomdedéu y el presidente Puig, ayer, juegan al raspall. :: lp
El secretario autonómico Enric Nomdedéu y el presidente Puig, ayer, juegan al raspall. :: lp
  • El secretario general reúne mañana a la Comisión Ejecutiva Nacional ante el malestar por su papel en la caída de Pedro Sánchez

El bloqueo institucional y la caída de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE continúan marcando la agenda. El líder del PSPV, Ximo Puig, decidió ayer convocar para mañana a la Comisión Ejecutiva Nacional a una sesión extraordinaria a las 17.30 horas en Blanquerías. El único punto del día es la presentación de un informe por parte de Puig.

La cita es un claro intento del responsable valenciano para frenar las críticas internas por su dimisión de la ejecutiva federal y el destacado papel que adoptó en el final de Sánchez. El presidente valenciano rechazaba unas terceras elecciones y también el gobierno alternativo que buscaba el entonces secretario general.

No hay que olvidar que tras el abandono del secretario general se produjo una concentración de militantes en Blanquerías en contra de esa decisión. Además, diferentes direcciones comarcales (La Ribera, por ejemplo) han acordado resoluciones sobre la situación del PSOE en la que mantienen el no a Rajoy. También agrupaciones locales, como L'Eliana, se han pronunciado en contra de las tesis de Puig. El máximo responsable de la formación pretende ahora mitigar el efecto de estas voces críticas.

El presidente de la Generalitat reflexionó ayer acerca de las «dos salidas» para «desbloquear» la situación política: una «abstención técnica no sólo del PSOE sino de otros partidos», o unas terceras elecciones. El líder socialista no descarta esta última opción si el PP «sigue la tónica que siguió», en referencia al portavoz de los 'populares' en el Congreso Rafael Hernando. El popular pidió estabilidad para toda la legislatura. «Cualquiera de las dos situaciones no me gusta. Los ciudadanos han decidido dos veces y hay que atender su exigencia».

También han surgido dudas acerca de si se mantendrá la disciplina de voto en la formación. Inquirido por una hipotética investidura de Rajoy en la que se diera libertad, Puig señaló que «estamos en un proceso de reflexión y finalmente se tomará una decisión», que, ha dicho, le gustaría que fuera «compartida».