Las Provincias

Oltra se distancia de Podemos para blindar el Consell y el PSPV de Puig

Mónica Oltra, ayer, en su comparecencia tras el pleno del Consell.  :: efe
Mónica Oltra, ayer, en su comparecencia tras el pleno del Consell. :: efe
  • La vicepresidenta acusa a Montoro de dar al PP datos del FLA que la Generalitat no tiene, pero Moragues lo desmiente y afirma que al Ejecutivo valenciano se le informó hace una semana

Mónica Oltra está resuelta a amarrarse a la silla de la Vicepresidencia del Consell e ignorar los cantos de sirena podemistas que llaman a la rebelión frente a la actitud contemplativa del PSOE ante la llegada de Rajoy a la Moncloa. Oltra se ata a su sillón del Consell y no escucha la voz de Pablo Iglesias o del síndic del partido morado en Les Corts, Antonio Montiel, que reclaman explicaciones a Ferraz y sus barones, incluido Ximo Puig y sus zapadores del PSPV, los diputados nacionales y el integrante de la gestora que pilota el trance de facilitarle al líder del PP la investidura.

El partido morado insinúa desde hace días que el Pacto del Botánico, y con ello el Consell, está en riesgo por la actitud del PSOE, pero la vicepresidenta niega la mayor. Oltra incluso renegó ayer de aquellos con los que lleva un año haciendo campaña sumando fuerzas, compartiendo mítines y hermanando siglas. Ya no. Ahora hace hasta examen de conciencia y admite que sus cálculos fallaron, que el voto negativo de Compromís a la investidura de Pedro Sánchez fue errado, si bien reconoce que ya es tarde para arrepentirse.

La vicepresidenta y líder de Compromís defiende blindar el Consell aunque el PSOE permita que Mariano Rajoy llegue a la Moncloa. Considera que facilitar gobiernos regionales también del PP sería «empeorar la situación». De hecho, para ella, cuando Podemos amenaza con revisar las alianzas, en realidad expresa una «posición política» para recalcar «que un Gobierno de Rajoy es malo para España. Pero resultaría absurdo que, por que haya un Gobierno de Rajoy, se provocara que también haya gobiernos del PP en las comunidades», relató al ser entrevistada en Onda Cero junto al presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

Oltra reclamó «estabilidad» y puso de ejemplo a su formación, Compromís, en el ámbito del Consell, lo que le sirvió para recordar que ella no es Manuela Carmena o Ada Colau, figuras mucho más vinculadas con los podemistas. «Yo soy independiente de Pablo Iglesias para esto y para cualquier cosa, porque yo soy Compromís», recalcó.

La líder de Compromís catalogó de «malo para los valencianos y peligroso para España» un nuevo Gobierno del PP, porque es «un partido que ha salpicado de corrupción todas las instituciones» y sólo puede regenerarse en la oposición, y que, con todo, el pacto de gobierno valenciano es «a prueba de bombas». Reconoció sus «dudas» sobre si no debieron apoyar un Gobierno de Sánchez en marzo. «Visto con perspectiva tengo dudas, me asustan las personas que no tienen dudas, porque uno ve que nos habríamos ahorrado unas segundas elecciones y todo el sufrimiento desde entonces, pero ahora es fácil decirlo», y que «visto lo visto», habría que haber apoyado a Sánchez, si bien entonces el pacto del PSOE con Ciudadanos era como «lentejas» y ahí hubo «una torpeza o una falta de diálogo o de escucha».

La vicepresidenta también apeló al recurrente argumento de la falta de comunicación, esta vez entre el Consell y el Gobierno, para criticar a Montoro. En el caso de la mala relación institucional entre el Palau de la Generalitat y el Ejecutivo central, la vicepresidenta realizó su reflexión tras el pleno del Consell. La portavoz explicó que le gusta la gente con «sentido del humor» pero que el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, «se pasa» de gracioso.

«No voy a tirar de hemeroteca donde el señor Beteta y el señor Montoro han reconocido que esta comunidad está financiada por debajo de las necesidades y los derechos que tenemos», comentó Oltra al ser preguntada por las declaraciones que Beteta, en las que dijo sobre el acto que la Generalitat organizó el miércoles en Madrid que él no atiende a «mítines» y pidió que se lo expliquen «en su despacho» y le den «papeles».

La vicepresidenta reprochó tanto a Beteta como al ministro de Hacienda en funciones Cristóbal Montoro que no acudiesen al acto. «La mínima lealtad institucional hubiera exigido la presencia del ministro o del señor Beteta», consideró Oltra, quien añadió que el Consell califica de una «extraordinaria gravedad» que Montoro, ese mismo día, se reuniera con la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, «para darle una información que el Consell todavía no tiene. Esto no pasa en los países civilizados», donde «los gobierno se relacionan con los gobiernos y no vas al último de la fila a contarle lo que tienes que contarle al conseller». Oltra criticó así que Montoro explicase a Bonig que la Comunitat cuenta con cerca de 2.500 millones adicionales del FLA. Sin embargo, el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, lo desmintió.

«Lo que es de extraordinaria gravedad es que la vicepresidenta mienta o bien evidencie una descoordinación e incomunicación con la Conselleria de Hacienda porque la información del FLA se remitió el pasado viernes por correo electrónico y por carta», explica Moragues, para quien «las declaraciones de Mónica Oltra demuestran una clara descoordinación en el Consell o directamente una mentira burda».