Las Provincias

Morera reclama contra Barberá la mano dura que no aplica en Les Corts

Enric Morera, presidente de Les Corts, ayer en el Senado durante su entrevista con Pío García-Escudero. :: efe
Enric Morera, presidente de Les Corts, ayer en el Senado durante su entrevista con Pío García-Escudero. :: efe
  • El presidente de la Cámara insta al Senado a rebajar derechos a la exalcaldesa que el Parlamento valenciano sí reconoce a la tránsfuga de Podemos

valencia. El presidente de Les Corts, Enric Morera, viajó ayer a Madrid, al Senado, sabiendo dos cosas: que la visita no fructificaría en nada más allá de la foto con el presidente de la Cámara Alta, Pío García-Escudero y que su demanda de que se aplique la mano dura contra la senadora Rita Barberá contaría con cobertura mediática, pues la exalcaldesa es, ahora mismo, una pieza política a cobrarse, caza mayor. Efectivamente, Morera salió de su reunión con García-Escudero confirmando lo que ya sabía antes de ir al Senado, donde apenas quedan dos plenos antes de unas hipotéticas terceras elecciones y «no es oportuno», según explicó el presidente de Les Corts que le había trasladado la máxima autoridad de la Cámara Alta, abordar un asunto complejo, el de recortar las prerrogativas de los diputados tránsfugas.

Morera, en cualquier caso, aprovechó su comparecencia ante los medios para asegurar que «desde Les Corts creemos que será un paso en la buena dirección» enviar un mensaje a políticos como Barberá, «a los que abandonan la disciplina de un grupo parlamentario o a los que ya no representan a instituciones como Les Corts, que no van a beneficiarse de los privilegios que les da el hecho de ser senador o senadora, diputado o diputada, y que van a acabar en el espacio de los no adscritos. Sería una medida útil para recuperar la conectividad de las instituciones con la sociedad».

Esta exigencia de mano dura contra los «privilegios» de la senadora que Morera reclama para la exalcaldesa Barberá desde que ha abandonado la disciplina del PP y se integró en el Grupo Mixto no concuerda con lo dispuesto en Les Corts, institución que el nacionalista preside, en el caso de Covadonga Peremarch. La diputada autonómica era miembro de Podemos hasta enero de este año. Fue expulsada del grupo parlamentario valenciano. Peremarch, ciertamente, no pasó al grupo mixto, sino al de no adscritos. Es el primer caso de transfuguismo autonómico desde 2015. Goza de todos los derechos «reconocidos reglamentariamente a los diputados y diputadas» que habitan los escaños de la Cámara valenciana. Los informes de Les Corts elaborados cuando Peremarch se atrincheró en el escaño tras su expulsión de Podemos ( acusada de manipular unas primarias para salir elegida diputada) son claros: tiene los mismos derechos que cualquier diputado. No sólo eso. La Cámara estableció que había que integrarla en una comisión, podría preguntar al Consell en los plenos verbalmente y por escrito, solicitar documentación y recibir «retribuciones y conceptos indemnizatorios aplicables a diputados y diputadas». Peremarch, que es de Dènia, tiene derecho a cobrar por sus desplazamientos a Valencia, un trayecto en el que tampoco se prodiga. Su actividad en la Cámara es escasa a pesar de cobrar todo lo que le pertenece como diputada, de que se le habilitó un despacho aparte, se le asignó material informático y de oficina así como una asignación mensual para gastos en concepto de secretaria o asesor (en torno a 1.000 euros) que se retiró de la partida que inicialmente le correspondía a Podemos.

Morera se refirió, precisamente, a Peremarch y a su condición de 'no adscrita' para ejemplificar la mano dura que sugiere que se aplique a Barberá. De este modo, si la sugerencia del presidente de Les Corts prosperase en el Senado, efectivamente, la exalcaldesa no formaría parte del Grupo Mixto, como ahora. Sin embargo, de trasladarse punto por punto el trato que la Cámara valenciana otorga a Peremarch, Barberá continuaría beneficiándose «de los privilegios que le da el hecho de ser senadora», esos que Morera asegura querer negarle y que la tránsfuga podemista sí mantiene en la institución que el nacionalista preside.

Peremarch, en 16 meses de diputada, ha intervenido una vez en el pleno de Les Corts: cuando arrancó la Legislatura, ya que al ser la más joven tenía que formar parte de la Mesa de Edad. Y se acabó. Nunca más. No ejerce el derecho a participar en el debate parlamentario durante la sesión plenaria. Sus intervenciones, ocho después de la que consta en la constitución de la Cámara, se circunscriben a las realizadas en la Comisión de Políticas de Igualdad y en la subcomisión para erradicar la violencia de género. Ha realizado medio centenar de preguntas escritas y dos solicitudes de documentación desde su fuga de Podemos. Cobra cerca de 3.000 euros mensuales, lo mismo que otros diputados.

Tras su entrevista con Pío García-Escudero, Morera afirmó que «no se puede permitir contar con una senadora que solo se representa a sí misma en el Grupo Mixto, contaminándolo». El presidente de Les Corts prefiere que a Barberá se la considera 'no adscrita', lo que el dirigente nacionalista consideró una rebaja de «privilegios» que, en el caso de Peremarch, se mantienen al nivel que los del resto de sus señorías.