Las Provincias

El PP de Valencia recibió miles de euros de la cuenta de las donaciones

Mari Carmen García Fuster y su abogado, en la Ciudad de la Justicia. :: jesús signes
Mari Carmen García Fuster y su abogado, en la Ciudad de la Justicia. :: jesús signes
  • Dos bancos confirmaron al juzgado que desde el Grupo Municipal se transfirió dinero en numerosas ocasiones a la formación política

La secretaria del Grupo Municipal del PP Mari Carmen García Fuster insistió en su declaración judicial que ella no actuaba al margen de la formación popular en el manejo de la cuenta opaca. De hecho, añadió que el Partido Popular conocía la existencia de esa libreta de la que incluso recibía periódicamente dinero. Lejos de tratarse de una afirmación sin más; de un intento de la investigada por salir airosa de semejante trance ante el juez y el fiscal, la supuesta veracidad del testimonio se asienta en un soporte documental.

La información aportada a la causa muestra cómo el PP de la provincia de Valencia recibió al menos una decena de ingresos de 1.500 euros durante 2010 y 2011 de la cuenta que estaba al margen de la fiscalización del Tribunal de Cuentas. Se trata de la libreta del Sabadell -antes Banco Guipuzcoano- en la que supuestamente se realizaron aportaciones en efectivo del misterioso recaudador y en la que también se produjeron las donaciones de 1.000 euros por parte de los altos cargos del PP. Los investigados aseguran que eran voluntarias, mientras la Fiscalía Anticorrupción sostiene que el objetivo era el blanqueo de 50.000 euros.

El Banco de Sabadell, tras la petición del juzgado, consultó su programa informático y facilitó al órgano que la cuenta de destino pertenecía al Banco Santander pero que ellos no podían informar del titular. Fue esta última entidad la que confirmó posteriormente que el depósito pertenecía a la formación popular. La cuenta era gestionada por el PP provincial y nada tiene que ver con la electoral, la que se abre para computar todos los gastos de los comicios.

En cambio, esta libreta (la terminada en 7994), al parecer, correspondería a una utilizada por el grupo para hacer frente a sus gastos corrientes. En teoría, García Fuster hacía estas transferencias porque así se lo ordenaba el partido. Esta tesis contrasta con la versión que hasta la fecha ha mantenido el Partido Popular de Valencia y la dirección de Génova. Representantes de ambas instancias han sostenido ante el juez que ignoraban la existencia de esa cuenta opaca y que todas las operaciones se realizaban al margen de la dirección del partido.

La tesis oficial del PP

Esta fue la idea que mantuvo desde el principio Jorge Carbó, el responsable del Partido Popular que representa a la formación, investigada como persona jurídica por un blanqueo de capitales. Su declaración se produjo el pasado mes de mayo. Carbó desligó a la dirección de la calle Génova del funcionamiento del Grupo Municipal, una entidad autónoma, según explicó ante el juez. Además, negó que el PP tuviera «conocimiento» de un ingreso de 5.000 euros en las cuentas del partido, tal y como se desprende de la conversación de la exconcejal de Cultura Alcón con el arrepentido Marcos Benavent. Rechazó durante el interrogatorio del juez que el PP supervisara las libretas del Grupo Municipal porque «no son cuentas del partido».

La gerente provincial del partido, Montserrat Tello, también compareció en su día como investigada ante el mismo órgano. Negó que el partido tuviera constancia de esa cuenta opaca. En realidad, ella sólo respondería de la cuenta electoral -que también está siendo revisada por el juzgado- donde figuraba como una de las autorizadas.

La instrucción de la pieza del blanqueo está muy avanzada. No obstante, el destino de este asunto dependerá del Tribunal Supremo y del desenlace de la investigación que afecta directamente a la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá. La senadora todavía no ha sido citada a declarar.