Las Provincias

Montón se sienta junto a Sánchez y su situación política se ve ahora cuestionada

Carmen Montón, a la izquierda, y Ximo Puig, a la derecha, en un acto celebrado en el Palau. :: efe
Carmen Montón, a la izquierda, y Ximo Puig, a la derecha, en un acto celebrado en el Palau. :: efe
  • La derrota del hasta ahora secretario general debilita la posición de la consellera de Sanidad, distanciada de Puig al no haber dejado la ejecutiva

valencia. Sin intervenciones de miembros valencianos del comité federal -ni valencianos ni de ningún otro sitio porque la cita fue un despropósito de principio a fin-, la visibilidad de la veintena de representantes del socialismo valenciano en el comité federal del PSOE de ayer se vio reducido a unas pocas imágenes. La más significativa de todas, y la que puede conllevar más consecuencias, la que se produjo cuando la ejecutiva socialista fiel a Pedro Sánchez tomó asiento en el espacio reservado para la ejecutiva federal. Como es habitual, el secretario general ocupando el puesto central en la primera fila de su equipo. Inmediatamente a su derecha, Carmen Montón. La consellera valenciana de Sanidad visibilizaba de esta manera su respaldo al todavía líder del partido. Montón protagonizó esta semana un significativo movimiento al no seguir los pasos del presidente de la Generalitat y líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, de abandonar la dirección federal. La trascendencia de aquel movimiento -que dejó en evidencia al secretario general del PSPV- se puso en cuestión sólo unas horas después, cuando Montón optó por no acudir a la convocatoria de la dirección federal fiel a Sánchez y desde algunos ámbitos -el vicesecretario de Organización Alfred Boix, uno de ellos- entendieron esa circunstancia como un cambio de opinión de la consellera. Montón abonó de alguna forma esa tesis al guardar silencio el jueves, al ser abordada por los medios de comunicación, respecto a si seguía manteniendo su respaldo a Sánchez. Puig, ese día, admitió que la decisión de Montón había supuesto un cierto 'trencament sentimental' con la titular de Sanidad.

La presencia de ayer a la derecha del líder del partido acallaba las interpretaciones sobre un posible distanciamiento de la consellera con Sánchez. Pero, por esa misma razón, reactiva el análisis respecto a su delicada relación con Puig. Al 'trencament emocional' admitido por el presidente se suma la mala relación existente entre la titular de Sanidad y la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. De hecho, el nombre de Montón ha sonado en algunas de las quinielas que se han barajado en el caso de que Puig optara por hacer una crisis del Consell. Pese a ello, algunas fuentes consideran que con su decisión, la consellera se blinda en su cargo.