Las Provincias

El PSPV apoya la ley para revocar senadores pero la tilda de inútil y mediática

La senadora y exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá. :: efe
La senadora y exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá. :: efe
  • Los socialistas en Les Corts se someten al deseo de Podemos, cuyo síndic pactó con Puig el voto a favor a pesar de considerarla «un error»

valencia. La Comisión de Coordinación de Les Corts sirvió ayer para que el PSPV escenificase lo complicado que es pactar con otros partidos y mantener el buen gesto cuando estás completamente en contra de algo sobre lo que votas a favor. La Cámara aprobó, con el apoyo de todos los grupos menos el PP, la reforma de la ley autonómica de senadores territoriales, que permitirá revocar a los que tengan comportamientos contrarios a los intereses valencianos o desprestigien a sus instituciones. La iniciativa parte de Podemos.

Ciudadanos se sumó tras ser aceptadas sus enmiendas, y lo mismo Compromís. Sin embargo, el PSPV tuvo que retirar las suyas, que desmontaban la normativa de punta a cabo.

El paso atrás socialista lo anunció el líder de Podemos, Antonio Montiel. Significativo dato porque el síndic podemista relató esa retirada cuando explicó el malestar de su partido por la actitud respecto a Pedro Sánchez del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, pues su posicionamiento contra el secretario general del PSOE podría interpretarse como un rechazo a un Gobierno alternativo que recogiese un acuerdo entre socialistas y podemistas.

«Hemos tenido una conversación leal. El presidente me ha llamado para explicarme su posición y le he recordado que los pactos están para cumplirlos, en relación a iniciativas nuestras en Les Corts como la de la creación de la Agencia Antifraude o la reforma de la ley de senadores», explicó Montiel. Y efectivamente, media hora después, el PSPV votaba a favor de la ley a pesar de que su síndic, Manolo Mata, se manifestó frontalmente escéptico a su utilidad.

El portavoz socialista, visiblemente contrariado y apenado, destiló ironía nihilista. Explicó que no veía viable la ley porque las condiciones para los revocamientos son de tan difícil cumplimiento (dos tercios de los votos de la Cámara, un par de partidos proponentes de la revocación y la totalidad de votos a favor de la expulsión del senador territorial cuestionado por parte del partido que inicialmente lo propuso para el cargo) que lo único que propiciará es un «circo mediático». Y tras el amargo reproche, el PSPV votó a favor de una ley que, una vez esté en vigor, podría utilizarse para intentar expulsar a Rita Barberá del Senado, una circunstancia para la que harían falta los votos a favor de todo el PP en Les Corts, el partido que la propuso. Precisamente, los populares hicieron ayer mucho hincapié en lo descabellado de la ley, por doblemente inconstitucional y su portavoz en la comisión, Alfredo Castelló, anunció que «recurrirá a la justicia ordinaria y al Constitucional». En este mismo sentido, el Ayuntamiento de Valencia instó a la exalcaldesa a dejar su acta de senadora.