Las Provincias

La exconcejal María José Alcón. :: Irene Marsilla
La exconcejal María José Alcón. :: Irene Marsilla

El juez pide cuatro informes de los contratos del Ayuntamiento de Valencia

  • Una pieza del caso Imelsa indaga sobre las obras adjudicadas por la exconcejal María José Alcón en diferentes proyectos municipales

Valencia. El juez del caso Imelsa ha encargado cuatro informes periciales acerca de las obras adjudicadas por el Ayuntamiento de Valencia en la época de la exconcejal de Cultura, María José Alcón. Se trata de la rehabilitación de las torres de Quart, de varios puentes de Valencia y de la construcción y explotación del centro Cultural La Rambleta.

Todo se encuentra bajo investigación en una de las piezas separadas del caso Imelsa. El instructor del asunto solicitó ayer mismo al Colegio de Arquitectos de Valencia que designe un profesional para la elaboración de estos estudios. Los informes persiguen concretar si hubo irregularidades en el proceso de adjudicación y si las constructoras decidieron aumentar el coste de la obra sin ninguna justificación una vez ya habían resultado seleccionadas.

La causa cuenta con numerosos investigados. Aparte de la ex concejal y actual esposa del exvicealcalde Alfonso Grau, figura también Marcos Benavent, el empresario de Cleop, Carlos Turró, y el máximo responsable de la empresa de comunicación Engloba, José Adolfo Vedri, por el presunto pago de comisiones. El exasesor de Cultura Pedro Aracil también es una de las personas que se encuentra imputado.

El concurso de la limpieza de las Torres se publicó en diciembre de 2005. Resulta adjudicataria una UTE de la que forma parte Cleop. Las conversaciones registradas en su día recogen que Alcón iba a nombrar «a cinco jurados» de su confianza y luego le iban a conceder cien puntos a la mercantil por ofrecer un año más de garantía. Al parecer, según las pesquisas, se obtienen 20.000 euros por este contrato. Una parte sería para el partido, según confirmó el propio Benavent.

La causa está abierta por los delitos de malversación, prevaricación, fraude en la contratación y tráfico de influencias, entre otros ilícitos. Pese a las sospechas de que parte de los fondos públicos se destinaban al PP, este asunto ha quedado limitado a la pieza del blanqueo.

Los audios que durante años registró el exgerente de Imelsa Marcos Benavent constituyen un poderoso indicio de las prácticas ilegales que desarrollaba la exconcejal. Las conversaciones muestran incluso el malestar del cargo público con los contratistas porque pagan tarde y hay que ir detrás de ellos. En algún momento incluso adelantan que no volverán a trabajar con ellos.

Los hechos bajo investigación se limitan al periodo 2005-2007. El mismo método que para las torres de Quart se aplicó, según la UCO, para los puentes. Unas actuaciones que costaron cerca de tres millones de euros.

Quizá fue La Rambleta el mejor «negocio» para los investigados. Vedri figura en la empresa que gestiona desde 2006 el complejo de ocio. La Guardia Civil sospecha que durante los ejercicios posteriores se seguían pagando comisiones por la explotación de las instalaciones, uno de los referentes culturales de la capital del Turia. El contrato de concesión de la obra pública para la construcción y explotación del centro , se adjudicó a Bulevar del Arte y la Cultura, constituida por Construcciones y Estudios (Cyes), Ámbito Gestión Cultural y Ruzafa Show

En lo que se refiere a las obras de conservación y restauración de los puentes históricos de Serranos y la Trinidad se adjudicaron en febrero de 2007 a la empresa Estudios Métodos de la Restauración (EMR) por más de 2,3 millones y tres años después se adjudicó a la misma empresa una modificación ampliatoria de mas de 320.000 euros. Marcos Benavent afirmó que en esa adjudicación de casi 2,7 millones, el exgerente de Imelsa habría recibido una contraprestación de manos de Carlos Vicent «que habría correspondido al dos o tres por ciento (entre 54.000 y 81.000 euros)», aunque no recordaba la cantidad exacta.