Las Provincias

Les Corts aprueba sin el PP reformar la ley que permitirá revocar a senadores territoriales

Los senadores valencianos elegidos en 2015.
Los senadores valencianos elegidos en 2015. / EFE
  • El texto inicial de Podemos sufrirá modificaciones para «garantizar» que este revocatorio no sea por «venganza ni por purgas política»

La Comisión de Coordinación, Organización y Régimen de las Instituciones de la Generalitat de las Corts Valencianes ha aprobado este jueves con el único voto en contra del PP la reforma de la ley que permitirá revocar a senadores territoriales pero con unas modificaciones al texto inicial de Podemos para "garantizar" que este revocatorio no sea por "venganza ni por purgas política".

El PP se ha opuesto porque "vulnera la Constitución de forma flagrante" ya que "no se puede revocar a un senador con la Constitución en la mano porque está en el desempeño de un derecho fundamental". Por su parte, el PSPV finalmente le ha dado su visto bueno aunque ha cuestionado "la viabilidad" de esta reforma y que no termine sirviendo para hacer de las comparecencias de los senadores cuestionados "un circo mediático".

La reforma de esta ley, que ahora debe pasar por el pleno del Consell, permitirá el revocatorio de aquellos senadores territoriales que incurrieran en comportamientos que susciten la pérdida de confianza parlamentaria fundada en actuaciones lesivas para los intereses de la Comunitat o provoquen el desprestigio de sus instituciones

Los grupos políticos se han felicitado por el consenso alcanzado para garantizar que la revocación a un senador territorial no sea consecuencia de "pugnas políticas" al introducir mecanismos de control como que el trámite deba iniciarse a propuesta de un mínimo de dos grupos parlamentarios que representen al menos una décima parte de los miembros de las Corts y que dicha revocación sea aprobada por dos tercios de la cámara sin oposición del grupo proponente del senador a revocar.

Además, han asegurado que esta reforma no se aprueba pensando en el caso concreto de la exalcaldesa de valencia y actual senadora territorial, Rita Barberá. Podemos presentó esta propuesta el mismo día que Barberá, no asistió a la Comisión de Coordinación, Organización y Régimen de las Instituciones de la Generalitat de las Cortes donde estaba citada para dar explicaciones sobre su posible vinculación al caso Imelsa

Al respecto, el portavoz de Podemos, Antonio Montiel, ha recalcado que esta proposición no de ley, perfectamente legal, es "una reforma de regeneración democrática que asegura la dignidad" de esta Cámara porque "logra hacer "más estable" el "vínculo" entre los senadores territoriales y la representación que estos ejercen en la Cámara Alta.

Así, ha justificado la legalidad de esta reforma en los pronunciamientos del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo sobre la revocación de aquellos cargos de elección indirecta. De este modo, ha defendido "la capacidad de volver" de las Corts "sobre su decisión" siempre que sea por "justa causa vinculada a un comportamiento determinado" como "un comportamiento no acorde con los intereses generales de la Comunitat, que fuera indigno o que pusiera en cuestión el prestigio de las instituciones autonómicas".

Además, ha afirmado que "el criterio de la confianza" de las Corts con el elegido es un "elemento fundamental" y más en unos tiempos en los que, ha lamentado, "la política de partido se ha convertido en una especie de espectáculo" y los ciudadanos reclaman "avanzar en reformas" que permitan "pedir responsabilidades y dar cuenta de su trabajo a los representantes" y ha lamentado que con su negativa el PP "se queda fuera de lo que pide la mayoría social" y de hecho el PP en la Asamblea de Madrid se ha mostrado favorable a abrir un debate en este sentido.

«Ilegalidad, temeridad e inconstitucionalidad»

Por contra, el diputado popular Alfredo Castelló ha señalado que hay informes de los letrados de las Corts que "dicen que lo que se está aprobando es una ilegalidad, una temeridad y una inconstitucionalidad". "Es una vergüenza", ha lamentado.

Así, ha echado en cara al resto de grupos que hablen de "eufemismos" cuando se "está vulnerando la constitución de forma flagrante" que reconoce el "derecho fundamental" del senador territorial a "conservar y ejercer el cargo" una vez designado para "todo el periodo".

En ese sentido, ha afirmado que no han aludido al informe de los letrados porque evidencia que es "un atropello a la Constitución". Además, les ha recriminado que ni siquiera les hayan informado de los acuerdos de los enmiendas transaccionadas.

Por ello, ha señalado que sabe que Podemos y Compromís "hacen lo que les da la gana" pero ha cuestionado que C's se haya adherido y que incluso lo haya hecho el PSPV aunque sea con "la nariz tapada".

Al respecto, el síndic socialista, Manolo Mata, que ha retirado la enmienda que presentaron, ha señalado que el PSPV piensa que los senadores una vez designados "no pueden ser revocados" pero "dado que hay una conciencia social que exige esto y que hay un consenso entre las fuerzas políticas" se suman a este consenso.

No obstante, ha advertido: "espero que en el devenir de los años algún día nadie se tenga que arrepentir" ya que ha cuestionado que la revocación de su condición a un senador se sustente en "términos jurídicos indeterminados" como "pérdida de confianza, incumplimientos de sus obligaciones o desprestigio a las instituciones".

Así, ha barruntado que "sabemos más o menos que puede pasar" pero ha recalcado que "las leyes se hacen con vocación de continuidad" y en un futuro puede haber en las Corts circunstancias que "pueden poner en riesgo la soberanía popular ejercida a través de sus representantes".

Para Compromís es «una buena ley»

Del mismo modo, desde Compromís, Mireia Mollà, se ha felicitado por el consenso alcanzado para poder revocar a un senador territorial cuando las Corts entienda que "ha vulnerado la esencia fundamental de su labor representativa" con "actitudes indignas" hacia las instituciones valencianas. "Sé que es muy ambigua esta palabra pero todos sabemos a lo que nos referimos", ha señalado.

Al respecto, ha aclarado, en referencia a Barberá, que "si nos separamos de casos particulares haremos muy buenas leyes" y que este acuerdo es "una buena ley" porque "no distingue entre buenos y malos valencianos con un examen", en alusión a la ley original del PP, sino que permite que los representantes puedan explicar todos los años su trabajo. "Eso no atenta a la democracia sino que la dignifica y hace más transparente su labor", ha señalado.

En ese sentido, ha asegurado que durante el trámite parlamentario se ha superado el texto inicial de Podemos porque "no ofrecía garantías" para evitar que el relevo fuera promovido por "una crisis interna" en el mismo grupo que propuesto al senador o por "pugnas políticas de una supuesta mayoría a una minoría". Ahora, ha recalcado, "se ha llegado a un acuerdo muy importante porque garantiza que estos escenarios no se van a producir".

Por su parte, Juan Córdoba, de C's, ha destacado que establecer "mecanismos de control" a los senadores territoriales de elección indirecta es "una buena idea" siempre que se haga "con todas las garantías" para evitar que se promueva una destitución por "una mera venganza política". Por ello, se ha felicitado por el consenso alcanzado en la redacción final de esta reforma que evita "abusos de poder".