Las Provincias

Carlos Fabra reaparece y critica a Rajoy por ser «un mal compañero de viaje»

El exdirigente del PP Carlos Fabra. :: EFE
El exdirigente del PP Carlos Fabra. :: EFE
  • El expresidente de la Diputación de Castellón asegura que nunca tuvo aspiraciones de formar parte del Gobierno de España, aunque tuvo la oportunidad

Valencia. Carlos Fabra regresa a escena. El que fuera presidente de la Diputación de Castellón afirmó ayer que aunque Rajoy «es un tipo honesto» es «un mal compañero de viaje». En una entrevista concedida a Radio Internacional recogida por Europa Press, Fabra acusó al Partido Popular de «abandonar a su gente muy pronto y muy rápido», al mismo tiempo que subrayó que lo hace especialmente con la «gente a la que le deben mucho».

El expresidente de la Diputación de Castellón indicó que él siempre se consideró un «político provinciano» y aunque tuvo la oportunidad de «estar en un Gobierno de España o de la Generalitat» nunca llegó a estar interesado, ya que se dedicó «en cuerpo y alma» a la provincia de la que era el máximo responsable.

En su entrevista, Fabra valoró la situación del PP y destacó que él sólo está condenado por «un delito fiscal menor» y no por corrupción y arremetió contra los medios de comunicación por presentarle como un «corrupto mediático, sin ningún aval ni sentencia». Respecto al tema de la corrupción en el que fue su partido, defendió que «en todas las familias hay hijos buenos y malos», al mismo tiempo que subrayó el «ejemplo de transparencia política» de Rajoy al tratar los diferentes casos que han surgido.

Fabra aprovechó la ocasión para apoyar a la senadora Rita Barberá, a la que deseó «lo mejor» y reconoció que la admira porque «ha sido la mejor alcaldesa que ha tenido Valencia en su historia». A su juicio, Barberá «no es corrupta» y considera que es «para morirse de la risa» que se acuse a la exalcaldesa de Valencia de un delito de blanqueo de capitales «por mil euros».

La actual senadora no fue la única política que Fabra alabó. El expresidente de la Diputación de Castellón defendió al expresidente de la Generalitat Francisco Camps y aseguró que se le puede «acusar de cualquier cosa menos de ser un corrupto y mala gente» porque es «una bellísima persona» y «un hombre honrado».

Carlos Fabra fue condenado a cuatro años de cárcel por un delito de fraude a Hacienda en el caso 'Naranjax'. Después de 16 meses en prisión le fue concedido el tercer grado por disposición judicial, lo que le permite tan solo pasar las noches internado en un centro penitenciario. Preguntado por esta condena, el expresidente de la Diputación admitió que «nunca» imaginó que acabaría en prisión y señaló que su estancia le ha enseñado a «cumplir con lo establecido para no entrar en la cárcel porque es un mal sitio».