Las Provincias

El PP quiere tener en vigor la reforma que evitará que se vote en Navidad el 28 de octubre

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando.
El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando. / Efe
  • Los cálculos del partido son que el Parlamento tendrá aprobada la ley el 25 ó 26 de octubre, cinco días antes de la posible disolución de las Cortes

El Partido Popular va a registrar el próximo viernes en el Congreso la reforma de la ley electoral que permitirá que, en caso de terceras elecciones, los españoles no tengan que acudir a las urnas el día de Navidad, como ocurría si no se tocase la norma, sino que votarán el domingo 18 de diciembre.

Los cálculos realizados por los populares indican que el cambio de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg) que permitirá este adelanto estará aprobado por el Parlamento y publicado en el BOE, para su entrada inmediata en vigor, el 28 de octubre próximo, tres días antes de que el Rey tenga que disolver las Cortes y convocar las terceras elecciones generales en un año si los partidos no son capaces de ponerse de acuerdo para poner en pie un Gobierno.

La tramitación, según explicó el portavoz popular, Rafael Hernando, se realizará por el procedimiento de urgencia y en lectura única, el más extraordinario y rápido que permiten las Cortes. La idea, para la que considera que contará con el respaldo de la mayoría del resto de partidos, es que el pleno del Congreso tome en consideración la proposición y debata la ley el 18 de octubre y la apruebe entre el 20 y 21 siguientes, tras un brevísimo plazo para enmiendas.La reforma se completaría a la semana siguiente, con la aprobación definitiva por el pleno del Senado los días 25 ó 26 de octubre. La publicación en el BOE, según los mismos cálculos, se haría el 28 de octubre.

La reforma legal, en esencia, lo que hace, para los casos de repetición de las elecciones generales por disolución de las Cortes al no haber sido posible la conformación de un Gobierno en los dos meses siguientes al fracaso del intento de investidura, es reducir en una semana los 54 días que dice la ley que tienen que transcurrir entre la convocatoria de los comicios y su celebración.

Los efectos directos de esta reducción de los 54 días serán el recorte de la campaña electoral de dos a una semana y el acortamiento y simplificación del resto de los plazos de los trámites necesarios para la realización de las elecciones, como el del voto de los residentes en el extranjero y el de la presentación de coaliciones electorales o partidos sin representación parlamentaria. Según adelantaron fuentes del PP, en el caso del voto del extranjero todos los que ya expresaron su deseo de ejercer este derecho para los comicios del 26 de junio pasado ya no tendrán que reiterarlo, y se les proporcionarán de forma automática las papeletas. Y en cuanto a las coaliciones y partidos extraparlamentarios, no tendrán que volver a registrar sus peticiones porque se darán por buenas las solicitudes aprobadas en los comicios del 26-J.