Las Provincias

Puig pide a Sánchez priorizar la gobernabilidad antes de iniciar un proceso interno

vídeo

Ximo Puig saluda al expresidente catalán, Jordi Pujol, en presencia del presidente del Circulo de Economía. / EFE

  • El presidente de la Generalitat señala que primero «debería abordarse la formación de un Gobierno en España y la investidura»

El presidente valenciano, Ximo Puig, se ha mostrado hoy en contra de la estrategia del líder socialista, Pedro Sánchez, porque considera que la "prioridad" del PSOE debe ser "claramente" la gobernabilidad en España y, ya después, abordar el proceso interno del partido sin "cortoplacismos ni maniqueísmos".

Así lo ha asegurado en declaraciones a los periodistas antes de protagonizar una conferencia en el Círculo de Economía en Barcelona, a la que han asistido, entre otros, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y el expresidente catalán Jordi Pujol.

Preguntado sobre la decisión del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de convocar el 39 Congreso Federal a principios de diciembre y primarias el 23 de octubre, Puig ha considerado que "en estos momentos no ha cambiado nada para cambiar el discurso" y "avanzar en un proceso interno en estos momentos".

"Por lo tanto, antes de iniciar dicho proceso interno, debería abordarse la formación de un Gobierno en España y la investidura", ha aseverado.

A su juicio, "la prioridad que se había adoptado de manera clara era primero la gobernabilidad de España y después ver cómo se resitúa la socialdemocracia en España. Las cuestiones de fondo deben plantearse de verdad sin apriorismos, sin descalificaciones ni un maniqueísmo absurdo que no es real", y sin "cortoplacismos", algo que "es una mala decisión siempre" y "nunca da buen resultado".

Por ello, ha dejado claro que su posición en el Comité Federal socialista de este sábado 1 de octubre será que "primero hablemos de la gobernabilidad, definamos con claridad qué posiciones hay, qué situación se puede dar y, en función de esa cuestión, decidir finalmente si vamos o no a terceras elecciones", y posteriormente que el partido active ya entonces sus decisiones internas.

Y es que, ha advertido, "el debate sobre la nueva socialdemocracia española es de fondo, no es nominalisita, ni es un debate que pueda protagonizar una persona ni decidir los tiempos una sola persona. Es un debate muy profundo -ha añadido- y hay que hacerlo con prudencia, respeto a los demás y tolerancia".

"Creo que en momentos de incertidumbre como los que vive este país, lo que toca es mucha prudencia, lo que toca sobre todo es ver de qué manera somos capaces de buscar soluciones para al país y después también gestionar adecuadamente la diversidad de opiniones de un partido", ha insistido.

Puig ha rechazado en todo caso la etiqueta de 'susanista': "Es intolerable que te etiqueten y te sitúen donde a alguno le conviene. Yo tengo un criterio propio, estoy de acuerdo con cosas que plantean diferentes compañeros, tengo respeto por Susana (Díaz) y por muchos otros compañeros. Cada uno hace su planteamiento y, en lo que podemos estar de acuerdo, estamos de acuerdo, y en otras cosas no".

El dirigente socialista ha lamentado "esa raquitización del discurso", al tiempo que ha calificado de "muy preocupante esta manera de uniformar las críticas y entender al país y al partido".

"Me duele especial y permanentemente lo que desde Madrid se ha acuñado como los 'barones'. En Madrid se debe entender de una vez que España no es como ellos piensan que es, que es territorialmente compleja y que hay voces y miradas diferentes", ha afirmado.