Las Provincias

Benavent acusa sin pruebas a Rajoy y Camps de conocer el cobro de comisiones

Marcos Benavent haciendose un selfi antes de entrar a los juzgados. 		:: Irene Marsilla
Marcos Benavent haciendose un selfi antes de entrar a los juzgados. :: Irene Marsilla
  • El exgerente de Imelsa protagoniza otro show a su llegada al juzgado para declarar sobre lo ocurrido en la empresa que él mismo dirigió

Show must go on (el show debe continuar). Marcos Benavent, el autodenominado 'yonki del dinero' elevó ayer su apuesta y acusó a Mariano Rajoy, presidente del gobierno en funciones, y a Francisco Camps, expresidente de la Comunitat, de estar al tanto de la trama corrupta de Valencia. ¿Alguna prueba? No, ninguna. El exgerente de Imelsa llegó a la Ciudad de la Justicia ante una gran expectación mediática y fue recibido por un grupo de 'iaioflautas' y varios curiosos que se acercaron, entre sorprendidos y divertidos, a ver al presunto defraudador reconvertido en una especie de 'hippie' místico. No es la primera vez que la llegada de Benavent se convertía en un 'circo' -ha ocurrido todas y cada una de ellas-, pero en esta ocasión se rozó el absurdo. A los gritos de apoyo se sumaron personas que directamente se hicieron 'selfies' con Benavent. Sin contar con que el humorista Xavi Castillo también se acercó a los juzgados para animar el ambiente. Castillo llegó acompañado de su compañero Lalo Kubala, que iba caracterizado de Alfonso Grau, actual pareja de María José Alcón y exvicealcalde de Valencia, para parodiar con los 'iaioflautas' los diferentes casos de corrupción que están actualmente en los juzgados. Todos los elementos necesarios para amenizar las conexiones en directo de los programas de televisión. El espectáculo siguió con los primeros comentarios de Marcos Benavent, quien aseguró que cuando aparecen dirigentes mintiendo en televisión «nos deberíamos levantar del sofá y hacerles así (una pedorreta)».

Ayer, Benavent aseguró antes de declarar ante la justicia y después de fotografiarse con un abanico con el lema 'corruptos fuera', que creía que tanto Camps como Rajoy estaban al corriente de la trama corrupta. Pese a la gravedad de la acusación, Benavent admitió que él nunca había hablado directamente con el expresidente de la Comunitat de comisiones y que no tenía conocimiento de que Alfonso Rus, expresidente de la diputación de Valencia, lo hubiese hecho con Mariano Rajoy.

El autodenominado 'yonki del dinero' declaró en el juzgado por una pieza separada del caso Imelsa, que investiga mordidas en la concejalía de cultura que dirigía María José Alcón. Después de testificar ante el Juez, Benavent reconoció que había cobrado comisiones para Alcón pero que nunca se entregaron fondos al Partido Popular de la ciudad de Valencia. El exgerente de Imelsa afirmó que «entregaba el dinero a María José (Alcón) y Vicente (Burgos) -entonces presidente de la Fundación Jaume II el Just y marido de Alcón-, al partido yo no entregué ninguna cantidad».

Mariano Rajoy y Francisco Camps no fueron los únicos dirigentes a los que señaló Benavent en sus declaraciones ya que aseguró que todos los expresidentes de la Comunitat del PP eran conscientes de lo que ocurría en la Comunitat. Preguntado por las acusaciones que realizó hacia el exconseller Font de Mora, el diputado nacional Gerardo Camps y el exvicepresidente Victor Campos subrayó que los que han estado en el gobierno «lo que no pueden decir es que desconocían las cosas de Ciegsa». Sobre Campos afirmó que cree que «los constructores iban a su despacho. Todos los consellers sabían de las movidas que había a todos los niveles», apuntó Benavent, quien recordó que tanto Ciegsa como la fundación Jaume II el Just dependieron en su momento del exconseller González Pons.

Preguntado por si Vicente Betoret, actual presidente provincial del PP y secretario general de la región con Alfonso Rus, estaba al tanto de las posibles mordidas, Benavent aseguro que creía que sí, debido a que «asistía a reuniones» y como número dos del partido «estaba enterado de muchas cosas».

Para el que fue el máximo responsable de la empresa pública Imelsa la corrupción es un fenómeno generalizado en España: «Todas las instituciones están tocadas, desde la monarquía hasta los tribunales y los gobiernos. Es una forma de proceder y es fácil que siga pasando, no lo dudéis. Hay que tomar conciencia de eso, porque no se pueden ratificar ciertas cosas en las urnas y decir que la corrupción es la máxima preocupación, es una cuestión de valores.

Los contratos públicos que han dado pie a la formación de esta pieza separada y de los que supuestamente se cobraron «mordidas» fueron los de mantenimiento de La Lonja, limpieza de las Torres de Quart, conservación de los puentes históricos de Serrano y Trinidad, explotación y gestión del centro cultural La Rambleta y promoción de La Mostra de Cinema de 2006.

Dos de los empresarios que resultaron adjudicatarios de estos contratos y que también están siendo investigados en esta pieza separada, José Adolfo Vedri (Engloba) y Carlos Turró (Cleop), han negado rotundamente haber abonado comisiones por las adjudicaciones y haber mantenido más relación que la mera profesional con Benavent.

Eva Ortiz, secretaria general del PPCV, censuró estas declaraciones al afirmar que el PP respeta la acción de la Justicia pero que no está dispuesto «a consentir que al presidente del Gobierno se le meta en una situación en la que no tiene absolutamente nada que ver».