Las Provincias

La agrupación del portavoz del PSPV pide por escrito a Puig que respalde a Sánchez

El portavoz socialista Manolo Mata, a la izquierda, junto a José Lladró
El portavoz socialista Manolo Mata, a la izquierda, junto a José Lladró / efe/m. bruque
  • La resolución del distrito de Manuel Mata señala que un secretario general «no puede ser puesto en cuestión por dirigentes territoriales»

La agrupación socialista de Abastos, una de las siete que componen la ciudad de Valencia, aprobó el pasado miércoles una resolución dirigida expresamente al secretario general del PSPV, y presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en la que se le solicita que «se desmarque públicamente de las maniobras antiestatutarias (contra Pedro Sánchez) y proclame la legitimidad del secretario general elegido por la militancia para intentar un pacto de progreso que lance de una vez a la oposición al PP». El escrito viene firmado por la ejecutiva de esa agrupación que tiene, como uno de sus integrantes más destacados, al portavoz parlamentario de los socialistas en Les Corts, Manuel Mata.

El texto aprobado señala que se ha producido una «cascada de declaraciones e 'notables' del partido que presionan al secretario general para que se facilite un Gobierno de Rajoy. Incluso se ha dado pie a la especie de que los llamados 'barones pretenden apartar a Pedro Sánchez de la secretaría general y crear una gestora que lo dirija hasta el congreso». Y añade: «Aparte de que sería un proyecto antiestatutario, esta amenaza no tendría otro objeto que enmascarar y forzar el cambio de la política de nuestro partido en relación con la gobernabilidad».

La iniciativa aprobada, que llega después de que las direcciones provinciales de Valencia y Castellón hayan aprobado textos de respaldo a Sánchez y de que la dirección socialista de la ciudad de Valencia -aun liderada por Joan Calabuig- se pronunciara en idéntico sentido, se diferencia de aquellas porque va dirigida expresamente al líder de los socialistas valencianos. «Un secretario general que fue elegido en primarias por la militancia no puede ser puesto en cuestión por dirigentes territoriales», se señala en el texto.

La resolución avisa de que tumbar a Sánchez como líder del PSOE y cambiar la posición del partido respecto a la gobernabilidad «significaría el fin de la autonomía del partido para elaborar su política y su entrega a los designios de los poderes establecidos», además de que «arrinconaría por mucho tiempo cualquier posibilidad de regeneración democrática».

El texto muestra el apoyo de la citada agrupación a Sánchez «porque tiene la legitimidad de haber sido elegido en primarias, por ser fiel a sus compromisos aún frente a las presiones y por proponer una salida al bloqueo con un liderazgo socialista». «Resultaría del todo inadecuado e ilegítimo, y desastroso para el partido, el intento de forzar una gestora cuando el secretario general tiene el apoyo de la militancia y de los ciudadanos progresistas».

El texto aprobado por la ejecutiva de la agrupación socialista de Abastos contrasta con la calculada ambigüedad que el líder de los socialistas valencianos ha venido manteniendo en relación con la posición de Sánchez. Puig ha evitado posicionarse abiertamente en contra del secretario general, pero sí que se ha sumado a las tesis del resto de barones críticos con Sánchez.

De hecho, el reconocimiento que el líder del PSOE hizo de la cumbre mantenida el lunes con Carles Puigdemont desconcertó a algunos de esos barones socialistas, como la líder de los socialistas andaluces, Susana Díaz, que ya ha trasladado su inquietud por lo sucedido.