Las Provincias

Púnica salpica al equipo del ministro Méndez de Vigo

Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación.
Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación. / Fernando Alvarado (Efe)
  • La Guardia Civil señala a su jefe de comunicación como muñidor de la campaña para mejorar la imagen de Figar con dinero público

El último informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil sobre la trama Púnica le podría costar en breve la imputación al actual jefe de comunicación del Ministerio de Educación. El instituto armado acusa directamente a Pablo Balbín Seco, máximo responsable de prensa del departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo y Montojo, de ser “cooperador necesario” de los delitos de fraude, malversación y tráfico de influencias por haber sido uno de los muñidores de la campaña para mejorar la imagen de su anterior jefa, la exconsejera de Educación de la Comunidad de Madrid Lucía Figar, con dinero público.

De acuerdo con el informe al que ha tenido acceso este periódico, Balbín fue la persona que presionó para contratar los servicios de reputación online de Alejandro de Pedro, el empresario que está en el epicentro de la trama Púnica. La Guardia Civil asegura que el alto cargo de Educación fue “conocedor” de “la adjudicación recurrente de contratos públicos cuyo propósito no era, como se declaraba en el objeto del contrato, recabar información sobre la consejería sino posicionar de manera favorable a la consejera Lucía Figar en internet”.

El actual jefe de comunicación de Méndez de Vigo –sostiene la UCO- estuvo al tanto en todo momento de que la empresa de De Pedro usaba todo tipo de estratagemas, como la de utilizar “falsos usuarios” en las redes, para mejorar la imagen de su exjefa.