Las Provincias

Grau se desmarca de García Fuster y afirma que ignora si el PP tenía cuentas opacas

El exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau, ayer en la Ciudad de la Justicia. :: EFE
El exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau, ayer en la Ciudad de la Justicia. :: EFE
  • El exvicealcalde niega que contratase actos de las campañas electorales de 2011 y 2015 y señala a la gerencia del partido como la responsable de controlar los gastos

valencia. El exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau no tiró ayer de la manta de la financiación del PP en la Comunitat. De hecho, aseguró desconocer que haya algún tipo de manta. Grau se mostró cauteloso, al igual que el resto de responsables de las cuentas del partido, y eludió acusar a nadie ni entrar en abierta colisión con otras declaraciones en la causa abierta en el Juzgado de Instrucción número 18 de Valencia en relación a una investigación sobre un supuesto delito electoral del PP, así como del blanqueo de capitales. No obstante, la exsecretaria del grupo municipal popular, Mari Carmen García Fuster, señaló hace dos semanas en su declaración ante el juez que la contratación y la gestión de los fondos del partido para los comicios eran competencias ajenas a ella. El director de las campañas era Grau, que ayer se desmarcó de cualquier tipo de responsabilidad en ese sentido, pues aseguró que su actividad se encaminaba a la elaboración del programa electoral de la candidatura popular.

Tras su declaración en la Ciudad de la Justicia de Valencia, Grau aseguró sentirse «tranquilo». «Yo he estado tranquilo toda la vida, y como lo estaba antes lo sigo estando ahora», indicó el exvicealcalde, quien rehusó explicar el sentido de su declaración ante el juez instructor y eludió comentar la situación judicial especto a esta misma causa de Rita Barberá, la exalcaldesa de Valencia, de quien Grau fue mano derecha en el Ayuntamiento y con quien ya no mantiene relación.

Grau permaneció cerca de dos horas declarando en dependencias judiciales. En su comparecencia en los juzgados aseguró desconocer la existencia de una supuesta cuenta opaca del PP con la que se financiaron campañas municipales, al tiempo que negó que participase en la contratación de actos para las dos últimas campañas electorales, las celebradas en los años 2011 y 2015.

El exvicealcalde acudió al juzgado instructor del caso Imelsa en calidad de investigado. En contraste con el talante crispado de anteriores ocasiones, Grau se mostró moderadamente cordial ante los medios de comunicación, a pesar de rechazar desvelar su declaración y de los gritos de «a Picassent, a Picassent» que profirieron algunas personas concentradas a las puertas de la Ciudad de la Justicia. Grau señaló ante el juez que desconoce los contratos con una empresa, Trasgos, la agencia a la que se adjudicaron actos electorales en 2011 bajo el mandato de la exalcaldesa de la ciudad Rita Barberá, así como cualquier otra adjudicación a proveedores en 2015. Tampoco aportó detalles en relación a quién autorizó estos eventos. En esta época, precisó ante el juez, se desentendió de la publicidad de la campaña por estar ya imputado en el conocido como caso Nóos.

Al igual que Grau, ayer declaró Juan José Medina, exalcalde de Moncada y exvicesecretario de organización del partido en la provincia, quien defendió a la salida de los juzgados que desconocía la existencia de una cuenta opaca: «Yo no sé de otras cuentas» más que de la oficial del PP de la provincia de Valencia, comentó Medina, quien relató que sabía que había una cuenta «y ahí se efectuaban todos los gastos» tanto de publicidad exterior como de medios contratados por la calle Génova. «Sólo he fiscalizado una cuenta, la de un banco donde estaba autorizado, igual que también lo estaba el presidente del PP de la provincia de Valencia Rafael Betoret y el gerente en los años 2011 y 2015», aseguró Medina, quien se desmarcó de cualquier gestión al margen de lo auditado oficialmente: «Los ayuntamientos, todos los grupos municipales tenemos una cuenta y los plenos están obligados a fiscalizar el dinero, al igual que la Diputación. Yo solo conozco la cuenta del PP de la provincia de Valencia, que era mi responsabilidad».

Así, interpelado por las declaraciones que hizo ante el juez la exsecretaria del grupo municipal popular en el Ayuntamiento de Valencia María del Carmen García Fuster, quien aseguró que daba cuenta de los gastos del partido al PP de la provincia, señaló que «para eso están los gerentes. Desconozco eso, si lo ha hecho, tendrá que demostrarlo».

Medina, preguntado también por si no les extrañaba los grandes actos que montaba el partido sin justificar los gastos, indicó que «en las campañas, uno está muy centrado en lo que tiene que hacer y cómo lo tiene que hacer. Si Madrid te da 'X' dinero, uno está centrado en administrarlo bien». Ante el juez, declaró que cualquier gasto que no estuviera contemplado en la contabilidad electoral, no estaba autorizado y no se permitía utilizar el logo del partido ni el CIF. Preguntado por los carteles de algunos municipios no contemplados en esa contabilidad, se desentendió: «Si se los pagan ellos...».