Las Provincias

Rivera quiere debatir para que imputados o tránsfugas no se aferren al escaño

  • Oltra culpa al PP valenciano de haber propuesto a la exalcaldesa como candidata a senadora territorial

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, abogó ayer por «abrir sin complejos» un debate que impida que «tránsfugas o imputados por corrupción» se aferren a su escaño en las instituciones. «Tenemos que debatir sin complejos si tránsfugas o imputados por corrupción pueden quedarse con el estaño de los ciudadanos», expuso Rivera durante un desayuno informativo celebrado en la capital de Galicia, respecto a la decisión de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá de abandonar el PP, pero continuar con su acta como senadora.

Rivera recordó así que los escaños se conceden para «hacer política» y no para «amarrarse o aferrarse» a los supuestos privilegios que ello conlleva. Por ello, abogó por estudiar de qué manera las instituciones tales como las Cortes o el Senado «puedan solicitar» a sus cargos que abandonen su puesto público. En opinión del líder de Ciudadanos, «no es normal que Les Corts propongan» a Rita Barberá como senadora pero no le puedan decir «devuelva usted el escaño».

Por otro lado, la vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, aseguró este viernes que sienten «vergüenza, como todos los valencianos, de la situación de la señora Barberá y del partido que la tapa», porque «el problema no es que ahora esté aferrándose al sillón, es que no tenía que haber llegado al Senado» propuesta por el PPCV.

«El PP no tenía que haberla propuesto en las Corts como senadora territorial, porque ya había estallado el caso Taula, ya estaban imputados los concejales del Ayuntamiento de Valencia, ya habíamos oído lo del pitufeo, ya se sabía lo que había pasado», ha subrayado Oltra, que también se ha referido a 'Ritaleaks' para señalar que había trascendido que «en Alcaldía se gastaban el dinero en habitaciones deluxe, en naranjas, berberechos de primera calidad y ron Cacique».

El que sí se pronunció en defensa de Barberá fue Alfonso Rus. El expresidente provincial del PP que acudió a declarar al juzgado por el caso Imelsa defendió la inocencia de la exalcaldesa «mientras un juez no diga que es culpable» e hizo extensiva esta apreciación al exdiputado socialista Rafael Rubio, recientemente imputado en una de las piezas del caso Imelsa.