Las Provincias

vídeo

La exalcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá. :: efe/miguel ángel polo

Rajoy: «Ya no tengo ninguna autoridad sobre Rita Barberá»

  • El presidente popular elude el debate abierto en su propio partido sobre si la exalcaldesa debería dejar también el escaño en el Senado

El líder del PP Mariano Rajoy rompió ayer su silencio en relación con la situación de Rita Barberá tras el anuncio del Tribunal Supremo de investigarla por blanqueo en el Ayuntamiento de Valencia y la posterior decisión de la exalcaldesa de darse de baja del partido pero mantener el escaño en el Senado. El presidente en funciones del Gobierno proclamó que ya no tiene «autoridad» sobre la exalcaldesa de Valencia. La declaración, en plena discusión abierta en el seno de su partido respecto a si Barberá también debería de abandonar el escaño, sitúa al dirigente popular del lado de los que no se lo reclaman.

«Barberá ha abandonado el PP. Nosotros le pedimos en su día que renunciara a la militancia. Ella lo ha hecho y a partir de ahí el presidente del PP ya no tiene ninguna autoridad para con ella», señaló Rajoy al ser preguntado si creía que debería dejar su escaño en la Cámara Alta como piden otros cargos del partido.

Rajoy no quiso abundar en este asunto pese a las reiteradas preguntas de la prensa sobre si se le debería pedir el acta de senadora. «Rita Barberá ya no es militante del PP y, por tanto, el presidente del PP no tiene ninguna autoridad sobre ella como no la tengo sobre otra muchas personas», remató desde Bratislava.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, se amparó en la separación de poderes para no opinar sobre la continuidad de Barberá en el Senado. Según recalcó, la exalcaldesa de Valencia ya no es afiliada del PP y la titularidad del escaño es personal y no corresponde al partido. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros se le preguntó en varias ocasiones a la vicepresidenta si creía que Barberá debería dejar la Cámara Alta. Y en todas ellas respondió que la exregidora ya no es militante del Partido Popular y, por lo tanto», «ya no forma parte» de esa formación.

Así, señaló que la «titularidad del escaño no corresponde a los partidos políticos por decisión constitucional» y rehusó pronunciarse acerca de si debía renunciar al acta. «Desde el Gobierno no tenemos posiciones sobre personas que están siendo investigadas. Sí le diré que ya no es afiliada del PP, que ha tomado sus decisiones al respecto», proclamó.

Por otro lado, el ministro de Exteriores en funciones y diputado del PP por Alicante, José Manuel García-Margallo, comparó los 741 millones presuntamente malversados en el caso de los ERE irregulares en Andalucía con la donación de 1.000 euros por la que se investigará a la exalcaldesa 'popular' de Valencia Rita Barberá. «La comparación de cifras es bastante elocuente, aquí hablamos de 1.000 euros de donación a un partido y allí de una desviación de 741 millones de euros», señaló en una entrevista en Antena 3, recogida por Europa Press. García-Margallo recalcó que ni Mariano Rajoy ni nadie puede privar a Barberá del escaño del Senado, y afirmó que, una vez que la exalcadesa de Valencia ha dejado el partido, el PP ha «cerrado capítulo».

Desde el PP, la secretaria general Dolores de Cospedal -una de las contadas voces que el miércoles evitó cuestionar la decisión de Barberá de mantener el escaño- pidió no dejarse llevar por «temas mediáticos», «intentar ser justos» y no vulnerar la presunción de inocencia en el caso de la exalcaldesa de Valencia. La número dos de los populares subrayó asimismo que «no está mal» recordar el derecho a esa presunción hasta que la Justicia actúe, porque «hoy le puede tocar a un político, pero mañana le puede tocar a un periodista, un médico o un empresario».

El expresidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, señaló que Barberá no debe renunciar a su escaño. España se está convirtiendo en un «pueblo justiciero» en el que «basta que un fiscal pregunte donde vive alguien para que se desate una persecución y todo el mundo pida la dimisión».

Por contra, el coordinador general del PPC, Xavier García Albiol, consideró que la exalcaldesa «se está equivocando» y comete un «gran error» al no dejar el escaño.