Las Provincias

Rita Barberá se da de baja en el PP pero se aferra a su escaño de senadora

fotogalería

Rita Barberá, a su llegada a un pleno del Senado el pasado mes de julio. / EFE

  • La exalcaldesa de Valencia tendrá que ser expulsada ahora del Grupo Parlamentario Popular en la Cámara Alta para pasar al Mixto y conservar así su aforamiento

Rita Barberá ha anunciado que causa baja como militante del Partido Popular, tras 24 horas de presión en el partido, pero mantendrá su escaño en el Senado. La exalcaldesa de Valencia quedará integrada en el grupo de no adscritos de la Cámara Alta. La dirección nacional de los populares ha esperado durante todo el día la resolución de la histórica dirigente del partido. El pulso ha concluido pasadas las cinco de la tarde cuando se ha comunicado la voluntad de la senadora.

en contexto

La decisión no encaja exactamente con lo que esperaban los cargos de la formación. Al resistirse a entregar su acta en la Cámara alta, Barberá deberá ser expulsada ahora del grupo parlamentario popular en el Senado para pasar al Mixto.

Este camino intermedio adoptado por Barberá ha sido adoptado justo un día después de que el Supremo abriera investigación contra la exalcaldesa de Valencia por blanqueo de capitales en el PP de Valencia.

Los barones del PP le habían pedido durante toda la jornada que pensara en el bien del partido en un momento político especialmente delicado, no sólo por la campaña de las elecciones vascas y gallegas, sino por las negociaciones para formar Gobierno. De no hacerlo, recordaban, la dirección de Génova debería tomar una decisión.

Hay que recordar que los populares han suscrito un acuerdo, además, con Ciudadanos que podría mantenerse vivo en un próximo intento de investidura y que la expulsión de Barberá se hacía condición 'sine qua non' para conservar los apoyos.

Mariano Rajoy, amigo personal de la senadora, ha evitado durante toda la jornada pronunciarse sobre el conflicto. En un acto electoral en Pontevedra, ha optado por sonreír y obviar las preguntas

Ausente ayer en la Cámara

Barberá ya no acudió ayer por la tarde al Senado tras conocerse la apertura de investigación. El anuncio viene dado después de que el Tribunal Supremo resolviera que resulta «imprescindible» investigar a Rita Barberá por su posible participación en el blanqueo de 50.000 euros del Grupo Municipal del PP de Valencia.

Sin embargo, y pese a las múltiples presiones lanzadas desde distintos puestos de responsabilidad del PP y el Gobierno en funciones,, como las del ministro Alfonso Alonso, Rita Barberá se ha resistido durante toda la mañana, tanto a dimitir como senadora como senadora como a abandonar el partido.

La instrucción de la causa ha recaído en Cándido Conde-Pumpido, quien fue fiscal general del Estado con el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. El órgano judicial precisa que el resto de las actuaciones (más de 40 cargos y excargos populares están imputados) deben seguir en el juzgado de instrucción de Valencia.

Desde la oposición, han aprovechado el estancamiento matinal de la decisión del PP y la propia Rita Barberá. Susana Díaz ha reclamado un paso atrás de Rajoy mientras que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, han subrayado: «Estamos en el tiempo basura; no le cabe más decisión que abandonar la vida política».