Las Provincias

El exalcalde popular de Quartell debía 300.000 euros al dueño de Avialsa

valencia. La instrucción sobre el conocido caso Avialsa, la investigación de la adjudicación del servicio de extinción de incendios avanza con cierta lentitud, al ritmo que trata de establecer el exgerente de la empresa Francisco Alandí y ahora principal colaborador de Anticorrupción. El exdirectivo ha aportado recientemente más documentación al juzgado de Sagunto donde se evidencia la estrecha relación que mantenía el exteniente alcalde de Quartell Emilio Máñez (PP) y el empresario Vicente Huerta, dueño de Avialsa. El cargo popular era del círculo cercano al expresidente del PP y exdelegado del Gobierno, Serafín Castellano, también investigado por favorecer a la mercantil.

La documentación aportada muestra que Mañez debía 300.000 euros al empresario. Y firmaron un contrato por el cual Huerta aceptó un crédito que el cargo popular tenía de la empresa Prodaemi. Una manera de compensar los préstamos. La mercantil es una de las firmas bajo investigación por su participación en los negocios urbanísticos de la trama. Se analiza la compra de áticos y viviendas por la familia Mañez en operaciones sospechosas.

La fiscalía también le atribuye delitos de blanqueo de capitales y asegura que era uno de los «conseguidores de la trama». Está considerado por la policía judicial como «pieza esencial» en la red para mover operaciones urbanísticas en los consistorios en los que se acabaron haciendo negocios a golpe de ladrillo. Todas estas irregularidades se instruyen en una pieza aparte.