Las Provincias

Puig afirmará que ha sido un año clave para el renacer de la Comunitat

valencia. El president de la Generalitat, Ximo Puig, reivindicará la semana que viene en Les Corts durante el debate de Política general que el primer año de su Ejecutivo ha sido «determinante para el renacimiento de la Comunitat Valenciana», desde la «humildad» de saber que queda «mucho camino por recorrer».

Así consta en la comunicación remitida por el presidente a Les Corts, en la que expone los criterios generales de la declaración de Política general que hará ante el pleno el próximo miércoles, donde dará cuenta de la situación que encontró el nuevo Consell, de las medidas adoptadas y de los compromisos para el futuro.

El actual Gobierno de la Comunitat Valenciana, según expondrá el president, ha heredado una Generalitat «desprestigiada por los casos de corrupción y la mala gestión, al borde del colapso financiero y con unos servicios públicos debilitados al extremo».

El nuevo Consell formado por PSPV y Compromís con la ayuda de Podemos ha aportado, según Puig, «estabilidad y honradez», y ha centrado su gestión en atender las urgencias sociales, levantar «la hipoteca reputacional» y sentar las bases de un nuevo paradigma de crecimiento económico capaz de crear empleo de calidad, sostenible y dialogado con los agentes sociales.

Además, defenderá que las políticas emprendidas «empiezan a dar sus frutos», como demuestran los últimos indicadores económicos y sociales conocidos, y destacará los «consensos históricos» logrados sobre la «necesaria e inaplazable» necesidad de situar a la Comunitat «en el nivel justo de financiación y de inversiones». Puig pedirá la unidad de los grupos parlamentarios para, desde la confianza en el pueblo valenciano y «sin triunfalismos» avanzar hacia los nuevos retos de esta tierra, a pesar de la «complejidad del momento actual».