Las Provincias

El PP condiciona su apoyo a la nueva TVV a la retirada del veto de Podemos

Isabel Bonig y Jorge Bellver, en les Corts. :: efe/m. b.
Isabel Bonig y Jorge Bellver, en les Corts. :: efe/m. b.
  • Los populares admiten que habrá pacto si Montiel rectifica, aunque muestran su indignación con la amenaza de Puig de cambiar las mayorías

El debate de política general que se celebra la próxima semana en Les Corts se ha convertido en otro inconveniente para que el consejo rector de la nueva RTVV vea la luz. El veto que Compromís y Podemos impusieron a la candidata del PP a este órgano, Maite Fernández, y al que posteriormente se sumó, en privado, el PSPV, lleva camino de diluirse. Los socialistas fueron los primeros en desandar ese camino, y Compromís, según las fuentes de esa formación consultadas por este diario, también lleva camino de hacerlo.

Pero queda el veto de Podemos. El líder de esta formación, Antonio Montiel, explicó ayer que mantiene su no a la candidata popular, pero vino a reconocer que no es una posición inamovible. La formación morada está obligada a considerar si mantener el rechazo a Fernández justifica las consecuencias que puede tener en el conjunto de la negociación. ¿Y cuáles son? El PP insistió ayer en que su posición será una si todos los partidos aceptan a todos los candidatos. Y otra muy distinta si alguna de las formaciones pretende vetar a algún candidato. «Si otros vetan, nosotros vetamos», fue la frase utilizada. Ciudadanos ha asumido también ese criterio y ya ha advertido que o se reconsidera la capacidad de los grupos para rechazar a los candidatos del resto, o no habrá acuerdo.

Los populares expresaron ayer además su rechazo a la amenazada lanzada por Ximo Puig de modificar la ley de creación de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación para modificar la mayoría parlamentaria necesaria para sacar adelante el consejo rector. «Que no cuenten con este partido si se pretende hacer una nueva Radiotelevisión Valenciana al servicio del Pacto del Botánico», dijo Jorge Bellver. «Que no hagan el paripé, que impongan una ley con su mayoría y que se dejen de falsas participaciones y pluralidades», añadió en un comunicado.

Con todo, la posición de los populares, a la vista del acuerdo sobre la candidatura de Enrique Soriano para presidir el consejo y de la previsible retirada de los vetos a su consejera, parece acercar el acuerdo. Las fuentes consultadas por este diario explicaron ayer que probablemente el pacto no se formalizará antes del debate del próximo miércoles. Pero a la vista de la evolución de las posiciones, todo hace suponer que ese retraso no alterará las posiciones. Todo depende de Podemos.

¿Y si el partido de Antonio Montiel no mueve su veto? Las consecuencias de esa decisión -la formación morada es la que más ha hecho bandera de su oposición a la consejera del PP-afectarían, y mucho, a los plazos para la puesta en marcha de la nueva televisión. El PP valenciano, y Ciudadanos podría acompañarle en esa posición, ha advertido de que con vetos no hay acuerdo.

La tesis significaría que los populares estarían desmarcándose de un pacto que, en este caso, contaría con el visto bueno de los 99 diputados de la Cámara con la única excepción de un caso, el de la consejera del PP, que recibiría 86 votos. PP y Ciudadanos entienden, no obstante, que lo fundamental de esa negociación no es si la consejera saldría o no elegida, sino el hecho de que Podemos se pueda arrogar una posición -la de rechazar a un candidato de otro partido- rompiendo con el acuerdo alcanzado inicialmente para que se respetaran todos los nombres

Las fuentes populares consultadas por este diario insistieron en que el cambio de posición de Podemos resultará determinante a la hora de condicionar su postura. Ciudadanos se pronunció en idéntico sentido.

Los de Montiel son conscientes de que reconsiderar su veto a Fernández tendría un coste interno. Por un lado, porque implicaría reconsiderar el anuncio inicial de no aceptarla -un paso que PSPV y Compromís parecen haber formalizado ya-.

Por otro, por el temor que el líder de la formación morada tiene a que una decisión de este tipo no contara con el visto bueno de la totalidad de sus diputados. Las fuentes consultadas por este diario explicaron que la más que heterogénea composición del grupo parlamentario de esta formación convierte e una incógnita la decisión que adoptarían el conjunto de los diputados si Montiel opta por modificar la postura actual.