Las Provincias

La nueva Imelsa da a la entrevista el 50% de los puntos para sus contratos

Víctor Sahuquillo y Agustina Brines, responsables de Divalterra. :: efe/G.grillo
Víctor Sahuquillo y Agustina Brines, responsables de Divalterra. :: efe/G.grillo
  • Las bases reguladoras de tres procesos de selección de personal externo de la firma publicados durante los últimos cuatro meses coinciden en ese porcentaje

valencia. La comisión de expertos encargada de estudiar la reforma de la Ley de Función Pública Valenciana considera que esta deberá resaltar que el acceso a la función pública debe tener lugar mediante procesos de carácter abierto. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig y la consellera de Justicia y Administración Pública, Gabriela Bravo, presentaron ayer junto a esa comisión de expertos las conclusiones de su estudio sobre la norma que regula la situación de los funcionarios autonómicos. Entre las conclusiones, como no podía ser de otra manera, la recomendación de que los procesos de contratación tengan en cuenta y valoren muchos más los méritos objetivos de los aspirantes. Y que aquellos aspectos que puedan ser susceptibles de arbitrariedad o verse sujetos a la discreción de la administración sean mínimos y no tengan carácter determinante en la valoración definitiva.

La letra del informe de la comisión de expertos coincide con muchas sentencias del TSJ, que se han pronunciado en el mismo sentido. Pero no con el día a día de muchas administraciones. Este diario informó ayer de un proyecto de Orden de la conselleria de Economía que concede «hasta un 30%» de la puntuación total en una oferta de becas del Servef a una entrevista personal. Ayer, el propio departamento que dirige Rafael Climent admitió a este diario que la cifra resultaba excesiva.

Pero el porcentaje de esas becas se queda corto con los que Divalterra, la denominación de la antigua Imelsa, ha utilizado en sus últimos procesos de selección para las contrataciones de personal externo. Las bases reguladoras de tres de estos procesos, a los que ha tenido acceso este diario, coinciden a la hora de valorar con un 50% de la puntuación total la realización de una 'entrevista final' con los candidatos.

Divalterra, la firma que ahora dirige Víctor Sahuquillo, es la heredera de la polémica Imelsa, la empresa dependiente de la Diputación de Valencia y que ahora se encuentra en el centro de la investigación judicial tras las confesiones del que fuera su gerente, Marcos Benavent. La institución provincial que dirige Jorge Rodríguez optó de hecho por el cambio de nombre, consciente de que la marca Imelsa había quedado definitivamente asociada a comportamientos presuntamente corruptos. Uno de los asuntos investigados en Imelsa está relacionado, precisamente, con la falta de transparencia en sus procesos de contratación.

Divalterra, no obstante, parece persistir en esos criterios poco claros en sus proceso de contratación de personal. Las bases reguladoras de dos procesos de selección para contratación de personal -un controller de gestión y administración de brigadas forestales (junio) y un responsable de proyectos estratégicos (agosto)- señalan, en el apartado referido a las pruebas de evaluación y valoración de méritos- que la parte más relevante de la puntuación de la lleva una 'entrevista final'. Las bases explican que esa charla debe permitir 'comprobar grado de adecuación del candidato al perfil solicitado y cultura empresa (valoración de competencias técnicas y profesionales, formación, experiencia, fortalezas y debilidades, actitud hacia el puesto, intereses y motivaciones y en general cualquier información que se considere necesaria contrastar para la correcta valoración de los candidatos. Las bases de este proceso conceden 50 puntos, sobre 100, a entrevista final, lo que supone obviamente un 50% de la ponderación.

Resto de puntuación

¿Y el resto? Las mismas bases explican que las pruebas de evaluación suponen 25 puntos, y constan de una prueba de conocimientos específicos y otra de competencias profesionales. Paradójicamente, la misma convocatoria señala sobre esta segunda prueba que 'no implica valoración'. Los otros 25 puntos restantes se otorgarán, se explica, sobre la aplicación de 'baremo de méritos'.

La extraordinaria valoración de la entrevista final que Divalterra da a estos dos procesos de contratación superan con mucho ese hasta el 30% que la conselleria de Economía propone para las becas del Servef -entre otras razones, porque aunque ese porcentaje representa el factor que más se puntúa en el proceso y por lo tanto es uno de los que más lo condicionan-, en el caso de la firma de la Diputación de Valencia el porcentaje resulta abrumador. «Muy mal curriculum has de tener para que con una buena valoración de la entrevista no te lleves la plaza.

Divalterra sigue el ejemplo de una convocatoria anterior, de mayo de este año, todavía bajo la marca de Imelsa. El proceso para 'fichar' a un responsable de operaciones de brigadas forestales establece exactamente los mismos porcentajes para el proceso de selección de esta plaza. Una circunstancia que permite concluir que, al margen de la denominación, la empresa pública ha venido manteniendo una misma valoración para sus contratos al menos en su última etapa.