Las Provincias

El PNV necesitaría pactar con PP o PSOE para gobernar en el País Vasco

vídeo

El lehendakari y candidato a la reelección por el PNV Iñigo Urkullu. / Efe | Vídeo: EP

  • Según el sondeo preelectoral del CIS, Alberto Núñez-Feijóo revalidaría su mayoría absoluta en Galicia

  • Podemos retrocedería en ambos territorios

El PNV requeriría el apoyo del PP o del PSOE para seguir al frente del Gobierno vasco después de las elecciones autonómicas del 25 de septiembre. El sondeo preelectoral del CIS difundido hoy otorga a los nacionalistas vascos entre 27 y 28 escaños de los 75 que tiene la Cámara de Vitoria, y prevé un empate a ocho entre populares y socialistas. El PP, entretanto, mantendría con relativa comodidad la mayoría absoluta en las elecciones autonómicas. El CIS concede a los populares entre 40 y 41 diputados de los también 75 del Parlamento gallego.

Los nacionalistas vascos aguantarían el tipo, de acuerdo al sondeo del centro demoscópico oficial, ya que mantendrían, pese a la fuerte irrupción de Podemos, la misma representación que obtuvieron en los comicios de 2012, entonces llegaron a los 27 representantes. La formación que dirige Pablo Iglesias sumaría 15 o 16 escaños en el Parlamento vasco, y quedaría un poco por detrás en intención de voto respecto a la izquierda abertzale de EH Bildu, que asimismo lograría 16 diputados.

El PNV, por tanto, necesitaría pactar con el PSE o el PP, o con los dos, para gobernar y alzarse con la mayoría en la Cámara legislativa. Un acuerdo de los nacionalistas con los socialistas sumaría 35 o 36, la misma que cifra que con los populares. La hipotética alianza de Podemos y Bildu, en cambio, sería insuficiente porque se quedaría en 32 escaños en la mejor de las perspectivas.

Podemos, pese a que obtendría excelentes resultados en sus primeras elecciones autonómicas en Euskadi, experimentaría un leve retroceso en intención de voto respecto a las generales del 20-D y 26-J. En las primeras legislativas cosechó casi el 26% de los sufragios, y en las segundas, el 29%, mientras que el CIS le atribuye para los comicios del 25 de septiembre el 18,9%. Se convertiría así en la tercera fuerza política después de haber sido la primera hace menos de tres meses.

El otro partido que se estrena en estas elecciones, Ciudadanos, correría peor suerte porque, según el sondeo, no lograría entrar en el Parlamento vasco.

Con comodidad

El panorama es distinto en Galicia, donde el PP revalidaría la mayoría absoluta de hace cuatro años. En 2012 logró 41 diputados y el CIS apunta que el 25 de septiembre tendrá 40 o 41. Unos resultados que harían innecesarios los pactos y reafirmarían la fortaleza política del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

La segunda posición sería objeto de un cerrada disputa entre socialistas y la candidatura de En Marea que engloba a sectores independentistas gallegos, Podemos e Izquierda Unida. El sondeo apunta que el PSdG llegaría a los 16 diputados y la coalición de izquierda entre 15 y 16, con una intención de voto idéntica, 19,9%. Los socialistas sufrirían un retroceso de dos escaños respecto a 2012, mientras que En Marea solo se puede comparar con los números que obtuvo A Nova, ahora englobada en la coalición, y que consiguió nueve escaños.

La otra fuerza nacionalista, el BNG, recibiría un severo revés al cosechar apenas dos diputados, cuando hace cuatro años llegó a los siete. Ciudadanos tampoco correría en Galicia mucho mejor suerte que en Euskadi y las mejores prospecciones le dan un escaño por Pontevedra.