Las Provincias

Soler pide al Gobierno que cumpla con la ampliación del techo de gasto

  • El conseller de Hacienda defiende una ampliación del tope de déficit de la Comunitat del 0,3 al 0,7 por ciento

Valencia. El conseller de Hacienda, Vicent Soler, reclamó ayer al Gobierno central que «rectifique y cumpla con su compromiso» de ampliar el techo de déficit de 2016 del 0,3 % al 0,7 % del PIB, una medida que supondrá para la Comunitat Valenciana 400 millones más destinados a pagar a los proveedores, pymes y familias.

Según afirma Soler en un comunicado de la Generalitat, «no hay razón alguna para que el Gobierno de España no proceda a clarificar que el techo de gasto, como se comprometió en el Consejo de Política Fiscal y Financiera del 28 de abril, pase del 0,3 % al 0,7 %».

«Si no lo hace, es porque no quiere», subrayó el conseller tras defender que la Ley 50/1997, del Gobierno, actualmente vigente, permite al Ejecutivo central aprobar medidas como esta simplemente apelando al interés general, «una condición que es obvio que se da».

El titular de Hacienda instó al Ejecutivo de Rajoy a «no jugar con el dinero de todos» con fines «que se antojan electorales» y, sobre todo, a «no jugar con los proveedores, familias y pymes, a los que se castiga con una actitud que supondría bloquear 400 millones para la Comunitat Valenciana que van destinados a ellos».

«La ley del Gobierno permite adoptar la ampliación de los objetivos de déficit. Existe un Gobierno en funciones pero existe un Gobierno y un Parlamento y eso son trámites que se pueden hacer. ¿No lo hace? Tendrá que dar explicaciones porque pretenden causar sufrimiento, no a los gobiernos, sino a miles de ciudadanos que pagarán las consecuencias», criticó.

La citada ley de Gobierno limita las decisiones que puede adoptar un ejecutivo en funciones, entre las que figura el veto a aprobar proyectos de ley, y para las actuaciones que no sean objeto de ley (los objetivos de estabilidad son acuerdos de Consejo de Ministros), establece que «limitará su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos, absteniéndose de adoptar, salvo casos de urgencia o por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique, cualesquiera otras medidas».