Las Provincias

El 'octubre negro' del Partido Popular

Agentes de la Policía Nacional registran la sede del PP en febrero de 2016.
Agentes de la Policía Nacional registran la sede del PP en febrero de 2016. / AFP
  • El juicio de 'Gürtel' contra cuatro extesoreros, las causas de Rato, el futuro procesal de Barberá o la financiación del PP de Madrid entran en escena

Quizá Mariano Rajoy no tenga en cuenta el otoño judicial que se le avecina al PP cuando esta semana vuelva a sentarse a negociar un nuevo intento de investidura. Quizá el presidente del Gobierno en funciones, en línea con los próceres del partido, considere que el coste de la corrupción ya fue amortizado en las urnas de diciembre con la pérdida de un tercio de su masa electoral. En cualquier caso, Rajoy no podrá evitar durante las próximas semanas convivir con varios escenarios comprometidos para la imagen de los populares. En un momento, precisamente, donde el sostén del acuerdo con Ciudadanos ha sido precisamente el paquete de medidas contra la corrupción.

Aunque jueces y tribunales juzgarán e instruirán este otoño asuntos del pasado reciente del PP, circunstancias que Rajoy siempre ha enmarcado en "comportamientos individuales" de los investigados, es indudable que asistiremos a imágenes que desgastarán a los populares. En este cuadro hiperrealista que bien podría llamarse el 'octubre negro' del PP aparecerán sentados en el banquillo de los acusados un exvicepresidente del Gobierno como Rodrigo Rato, el hombre del 'milagro económico' de José María Aznar y el político conservador que ostentó uno de los principales cargos internacionales (presidencia del Fondo Monetario Internacional), o los extesoreros populares desde 1987 hasta 2010, Ángel Sanchis, Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas.

En el caso de Rato, a partir del 30 de septiembre un tribunal de la Audiencia Nacional comenzará a interrogar a los 65 usuarios de las llamadas 'tarjetas black', juzgados por apropiarse de forma indebida del patrimonio de la extinta Cajamadrid a través de un sistema "opaco" para la contabilidad de la entidad pública.

Previsiblemente inaugurarán la vista oral los expresidentes Miguel Blesa y Rodrigo Rato, para quienes la Fiscalía Anticorrupción solicita seis y cuatro años y medio de cárcel, respectivamente. Se presupone que no va a ser plato de buen gusto para Rajoy que le interpelen sobre la declaración del que fuera compañero de partido y rival en la terna que manejaba Aznar para la presidencia del PP. Pero es que presenciar a Rodrigo Rato frente a un tribunal va a ser una imagen muy potente.

Un juicio muy esperado

Solapado en el tiempo con este juicio, el 4 de octubre comienza la vista del año en la Audiencia Nacional: 39 acusados por la trama 'Gürtel' se sentarán en el banquillo. Se escrutan las actividades supuestamente corruptas de la primera época de la red, 1999-2005, bajo el paraguas de administraciones gobernadas por el PP. Se trata del origen de un caso tutelado por el juez Baltasar Garzón que, a la postre, acabaría siendo su tumba en la carrera judicial. Pero que también ha ocasionado un daño considerable al PP -la instrucción se ha alargado siete años- y a la imagen de Mariano Rajoy con los llamados 'papeles de Bárcenas'.

Compartirán asiento en la sala de vistas los presuntos cabecillas de la trama (Francisco Correa, Pablo Crespo, Álvaro Pérez…), tres extesoreros del PP, exalcaldes populares madrileños, varios exconsejeros durante la presidencia regional de Esperanza Aguirre y la exministra Ana Mato, protegida de Rajoy. La sala ha fijado 31 sesiones hasta marzo solo para cuestiones previas y declaración de los acusados, por lo que, ya en primavera de 2017, será el turno de los testigos, 300 en total, que garantizarán otra tanda de portadas a la cobertura del juicio. En esta lista están Francisco Álvarez-Cascos, Ángel Acebes, Rodrigo Rato, Jaime Mayor Oreja y Esperanza Aguirre.

En una fase procesal más prematura pero políticamente relevante se encuentra el caso de Rita Barberá. La senadora y exalcaldesa de Valencia está a la espera de que la Sala Segunda (de lo Penal) del Tribunal Supremo decida si abre o no una causa por un delito de blanqueo de capitales descubierto en el marco de la 'operación Taula'. La Fiscalía apoya la apertura de la investigación y la resolución de los magistrados debería conocerse este mes. En caso afirmativo se designará a un juez instructor, que citará a Barberá como investigada (antes imputada) para ser interrogada en el alto tribunal por su condición de aforada.

En el tintero quedan además dos asuntos no menos importantes. Por un lado la pieza secreta del 'caso Púnica' referida a la supuesta financiación irregular del PP de Madrid, que podría deparar nuevas sorpresa en su fase aún de instrucción. Del otro, la causa del borrado de los ordenadores que usó Bárcenas en su despacho de Génova 13, la sede nacional de los populares. La juez ha propuesto juzgar a la actual tesorera, Carmen Navarro, al jefe de los servicios jurídicos, Alberto Durán, o al PP como persona jurídica por delitos de encubrimiento y daños informáticos. La Fiscalía de Madrid recurrió la imputación y la decisión final de abrir juicio oral o archivar depende ahora del mismo tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid que reabrió el caso.