Las Provincias

El caso Taula se reanuda con la declaración de García Fuster

La investigación de Taula se reanuda tras el verano. Mari Carmen García Fuster, la responsable del Grupo Municipal del PP, volverá a comparecer hoy ante el juez que investiga el blanqueo de 50.000 euros y si existió también un delito electoral.

La primera citación de la cajera del PP se debió a las supuestas donaciones de 1.000 euros de afines a la formación. Sostuvo que eran colaboraciones voluntarias y que en ningún caso se devolvió la aportación en dos billetes de 500 euros. Sin embargo, su revelación de que existía un recaudador de fondos para el partido y la negativa a desvelar la identidad hizo sospechar de la posible comisión de un delito electoral, el nombre técnico de la financiación ilegal.

Los especialistas de la Guardia Civil elaboraron un informe que concluye que el PP de Valencia utilizaba una cuenta opaca del Grupo Municipal -sin control ni del partido ni del Tribunal de Cuentas- para sufragar las campañas electorales. No sólo la última de 2015 sino también los comicios de 2011. Gracias a ese dinero, de procedencia desconocida, se costeaban gastos electorales. De tal forma que podían exceder el límite de gasto.

Por el momento, la investigación se dirige contra Fuster, que era la dirigente que manejaba la cuenta bancaria, y contra la administradora de la candidatura local, Carmen Tello. Esta última responsable también comparece hoy. En esta pieza separada del caso Imelsa también está investigado por blanqueo el propio PP como persona jurídica. Un hecho sin precedentes en España.