Las Provincias

La presión de las diputadas del PSPV obliga a cambiar la posición de julio

  • La dirección socialista se suma al veto de Compromís y Podemos a la candidata del PP para evitar una rebelión interna en el grupo

La semana pasada todos los portavoces parlamentarios de Les Corts rechazaron los «vetos» y «bloqueos» en la nueva Radiotelevisión Valenciana (RTVV) y reclamaron «consenso» para designar al presidente del consejo rector de la nueva corporación de medios de comunicación, cuyo nombramiento se pospuso el pasado mes de julio. En aquella ocasión, el rechazo de Podemos y Compromís a la candidata del PP al consejo, Maite Fernández, fue uno de los factores determinantes que derivó en la imposibilidad de sacar adelante el órgano que debe desarrollar las funciones de dirección y representación ordinarias a través de la presidencia de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación y una dirección ejecutiva a través de la Dirección General. Los socialistas valencianos, a través de su portavoz parlamentario Manuel Mata, mostraron su rechazo explícito a la existencia de «vetos» a miembro alguno del consejo. Los socialistas anunciaron públicamente que sí que apoyarían la candidatura de Fernández, una profesional de los medios de comunicación con una dilatada trayectoria profesional.

La posición ahora es distinta. La oferta de los socialistas al PP pasa por cambiar el nombre de Josep López como candidato a la presidencia si el PP retira a Fernández. Un movimiento de dos piezas con el que el PSPV trataría de diluir la responsabilidad del fracaso del proceso del mes de julio.

¿Por qué han cambiado de posición los socialistas valencianos? Las fuentes consultadas por este diario explican que la razón tiene mucho que ver con el comunicado hecho público por las tres extrabajadoras de Canal 9 que, tras conocerse que Fernández era la propuesta del PP, rechazaron su nombre por el papel que, según aseguraron, jugó en todo aquel polémico suceso. La carta de las tres periodistas, explican estas fuentes, habría causado una profunda conmoción entre las diputadas del PSPV de Les Corts, hasta el punto de que algunas de ellas habrían dejado entrever su negativa -incluso aunque la dirección del grupo lo ordenara- a apoyar el nombre de Fernández como miembro del consejo. El temor a una rebelión interna por el nombre de una candidata que es de otro partido habría terminado de convencer a la dirección socialista de la conveniencia de cambiar de criterio y, ahora sí, rechazar el nombre de Fernández como consejera.

Pese al criterio de los socialistas, la posición del PP valenciano pasa por mantener el nombre de su candidata y no ceder a la presión de los socialistas para poner sobre la mesa un candidato distinto para el consejo rector.