Las Provincias
Diputados del PP piden libertad para Leopoldo López, ayer. :: LP
Diputados del PP piden libertad para Leopoldo López, ayer. :: LP

El tripartito vota contra la propuesta del PP por la liberación de presos políticos

  • PSPV, Compromís y Podemos rechazan el acuerdo parlamentario en presencia de López Gil, aunque le entregan una carta de apoyo

valencia. El tripartito que forman PSPV, Compromís y Podemos y que sostiene al Gobierno valenciano que preside Ximo Puig votó ayer en contra de una proposición no de ley presentada por el PP valenciano y que defendía la pronta liberación de los presos políticos en la República Bolivariana de Venezuela. Con Leopoldo López Gil, el padre del líder opositor encarcelado, como testigo siguiendo el debate desde la tribuna del hemiciclo, los tres grupos rechazaron la propuesta con el discutible argumento de que el PP no les había avisado de su presencia. En su lugar, los portavoces de los tres grupos y todos los miembros del Gobierno valenciano firmaron una carta de apoyo, que le entregaron a López Gil.

La iniciativa del PP podía evidenciar las discrepancias en el seno del tripartito en relación con Venezuela. Este pasado miércoles, en la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, el PSOE respaldó una propuesta muy similar a la abordada ayer en el Parlamento valenciano -la posición tradicional de los socialistas ha sido precisamente la de rechazo inequívoco al régimen chavista- mientras que Podemos optó por la abstención. Compromís no participa en la comisión de Exteriores, pero en un debate sobre este mismo asunto en marzo de 2015, el eurodiputado de este partido Jordi Sebastià fue de los que votó -junto a Pablo Iglesias- en contra de condenar la persecución política en Venezuela.

Cabía la posibilidad de que cada uno de los miembros del tripartito votara una cosa. Pero no. Los socialistas encontraron una excusa en el hecho de que el PP valenciano no avisara de la visita a Valencia de Leopoldo López Gil para rechazar junto a Podemos y Compromís la propuesta de los populares. Una argumentación discutible, toda vez que cualquiera de los grupos habría podido mostrar su disconformidad con la actitud de los populares sin que esa circunstancia obligara a rechazar la iniciativa.

En el debate, la portavoz del PP, Isabel Bonig, recordó que Venezuela padece «un gobierno dictatorial» que vulnera los derechos humanos y con una justicia «politizada», por lo que instó a Les Corts a posicionarse como «opositores y defensores de la libertad o cómplices por acción y omisión de una dictadura que oprime». Los populares aceptaron una enmienda de Ciudadanos -que también votó de forma favorable la iniciativa- para condenar las violaciones de derechos humanos en el país sudamericano.

El portavoz socialista Manuel Mata llegó a proclamar, dirigiéndose a Leopoldo López, que lo habían «secuestrado en Valencia». «Nadie nos dijo que venía», incidió el socialista, que indicó que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, estaría «encantado de recibirle» si es posible. La diputada de Compromís Marian Campello criticó la iniciativa y la consideró como «un paso más» de una campaña partidista que tan sólo pretende «demonizar un país para poder atacar al adversario político».