Las Provincias
Los enchufes de EU, PSPV y Compromís, al descubierto

Los enchufes de EU, PSPV y Compromís, al descubierto

  • La Conselleria de Sanidad se convierte en la principal agencia de colocación para los cargos socialistas

Nepotismo, dícese de la desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos. Enchufados, personas que han obtenido un cargo o destino por enchufe. Las consecuencias de ambas prácticas han sido siempre objeto de denuncia por los partidos en la oposición, y actividad de culto cuando llegan al poder. En el caso del actual Consell, el patrón no ha sido distinto. De hecho, Compromís, una de las dos patas del Gobierno valenciano llegó a abrir una página web para que los internautas delataran los casos de enchufismo que en ese momento tenía la entonces Administración del PP. Años antes, el socialista Andrés Perelló ya había iniciado lo que llamó «Ofensiva por la transparencia». Pero PSPV y Compromís están llevando a la práctica actuaciones que desde la oposición denunciaban.

El primer caso fue el de la pareja del alcalde de Valencia, Joan Ribó. Su nuevo destino no estaba en el cap i casal, sino que la Conselleria de Educación que dirige Vicent Marzà facilitó el nuevo puesto. Una comisión de servicios permitió a la pareja del alcalde, profesora de inglés en un instituto de l'Horta, ocupar un puesto de asesora en el Cefire, el servicio de formación del profesorado de la Comunitat. La pareja de Ribó es funcionaria de la conselleria de Educación. La comisión de servicios -formalmente es la conselleria la que la ficha- le permite cambiar de labor. Ribó dijo que gana cien euros más. Vicent Marzà es, además de conseller de Educación, una de las promesas del Bloc, el partido mayoritario de Compromís. Joan Ribó es también el referente de Gent de Compromís, la denominación que recibe el grupo de militantes de esa coalición que no está adscrito a ninguno de los partidos políticos que la componen. Los dos, por tanto, forman parte de Compromís.

Otros cargos de Compromís se ven afectados por esta misma situación: son familiares directos de altos cargos de ese partido. La concejal de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Valencia, Gloria Tello Company, es sobrina de Rafael Company, director del Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (MuVIM).

En el Ayuntamiento de Valencia, también regidor como Tello, está Sergi Campillo, concejal de Gobierno Interior. Su pareja es José de Lamo, director general de la Agencia Valenciana de Igualdad en la diversidad, dependiente de la Conselleria de Igualdad que dirige Mónica Oltra. Otra de las voces principales de Iniciativa, Mireia Mollà, tiene a su hermana Cristina Mollà ejerciendo las funciones de responsable de prensa de la conselleria de Transparencia que dirige Manuel Alcaraz.

En el PSPV, la Conselleria de Sanidad se ha convertido en la principal agencia de colocación de cargos afines al partido. El área que dirige la socialista Carmen Montón provocó incluso que el PP llevara a Les Corts una propuesta de comisión de control de los nombramientos de sus altos cargos. La abstención de Podemos y la falta de diputados de Compromís y PSPV hicieron el resto, y ahora todos los cargos deberán ser publicados en una página web con su destino de origen y sus relaciones con la organización. Hasta la fecha, el portavoz de Bienestar Social del grupo popular, José Juan Zaplana, ha desvelado más de una veintena de 'enchufes' en este área. Todo comenzó con la actual gerente del Hospital La Fe y exsenadora del PSC, Mónica Almiñana. El anuncio de su nombramiento se hizo antes de que se convocara incluso el concurso para cubrir la plaza. Según la lista detallada por el PPCV, la exalcaldesa de Villena Vicenta Tortosa y exdiputada nacional del PSOE con la que la consellera compartió escaño, es ahora la nueva gerente de Elda. Tortosa ya fue responsable del área Económica del mismo departamento de Salud con el anterior gobierno del PPCV. También José Luis Chover, concejal socialista en el Ayuntamiento de Sagunto y portavoz del grupo municipal socialista en la última legislatura, ha pasado de su puesto de médico de Salud a gerente del departamento de Salud de Sagunto. Carlos Gosalvez, por su parte, concejal del PSPV en el Ayuntamiento de Elche, ha sido ascendido a gerente en el Hospital General de Elche. Ya había ocupado un cargo de jefe de inspección en Orihuela, mientras que Miguel Alcalde, exconcejal socialista del Ayuntamiento de Castellón y candidato en las pasadas elecciones por el PSPV en Benicàssim, ha sido nombrado gerente en Castellón. El socialista ya había sido director médico del General, y gerente del Hospital General con el Gobierno de Joan Lerma. Francisco Quiles, otra de las personas ascendidas, es concejal socialista en Picassent, primer teniente de alcalde, portavoz del grupo municipal socialista en dicho ayuntamiento y concejal de Hacienda, personal, patrimonio y contratación. El socialista todavía tiene tiempo para ejercer como Subdirector Gerente del Hospital General de Valencia, donde ya fue director médico con el anterior Consell del PSPV. Otra de las profesionales que también han ascendido de la mano de la consellera de Sanidad ha sido María Ascensión Esteve, exconcejala socialista del ayuntamiento de Hondón de las Nieves que, después de ocupar un puesto de enfermera durante años, es actualmente directora de enfermería en el hospital de Elda, la máxima responsabilidad de su cargo. Justo González, hermano del actual alcalde socialista de Elche, Carlos González, y exdiputado nacional de PSOE, desempeñaba hasta la fecha su trabajo como enfermero en el centro de salud de la pequeña localidad alicantina de Dolores. Pero con la llegada del actual Consell ha sido nombrado director de enfermería del Hospital General de Elche. La misma responsabilidad que Gloria Calero, exalcaldesa socialista de Sagunto, que ha ascendido de subdirectora de enfermería a directora de enfermería en Sagunto. Por su parte, Milagros Cucarella, mujer del exteniente de alcalde socialista del ayuntamiento de Villena, es la directora de enfermería en atención primaria en Elda, tras dos décadas como enfermera.

Charo Canós, exconcejala del PSPV en Moncofar es ahora directora de enfermería de primera en el departamento de La Plana, mientras que Dolores Carbonell, exedil en Burriana, es la nueva directora de enfermería del hospital provincial de Castellón. Por su parte, Jesús Ribes, secretario de Organización socialista en Gandia es director del área de salud de la misma ciudad, y María José Gastaldo, exedil en Silla, es ahora directora de enfermería en el hospital de la Malvarrosa. En el mismo caso se encuentran socialistas como Juan Félix Coello, Fernando Riera o María Victoria Garrido, directores de enfermería de la zona sur de Alicante, el director de enfermería de atención primaria de Alicante, y directora del hospital de La Magdalena. Mejor suerte ha corrido Elisa Tortosa, actual concejala en Pinoso, y ahora adjunta de auxiliares, un puesto de nueva creación.

No forman parte del Consell, ni tampoco del Gobierno municipal, pero afines a Esquerra Unida también han encontrado acomodo en cargos públicos. El propio Ignacio Blanco, quien fuera candidato de la formación en las pasadas autonómicas, fue incorporado como jefe de gabinete técnico de la Conselleria de Igualdad que dirige la vicepresidenta Oltra. Un puesto al que accede como funcionario de la Generalitat.

Parte del entorno de Blanco también ha encontrado trabajo. Su expareja, Francisca Hipólito, ha obtenido el puesto de técnico de Empleabilidad en la fundación InnDEA, bajo el control de Podemos en el Ayuntamiento de Valencia. Su entonces jefa de prensa en Les Corts ha logrado una plaza de coordinadora de comunicación, mientras que la candidata de EU por Meliana ha obtenido una tercera plaza. Blanco ya ha dicho que él no tiene nada que ver.

Y por lo que parece, València en Comú también ha barrido para casa. En InnDEA ha entrado Rafael Monterde como director, amigo del concejal Jordi Peris. Sara Verdú, Raúl Contreras y Javier Ibáñez, todos ellos relacionados con Podemos o con su marca blanca, ya forman parte de la fundación. Compitieron con los otros aspirantes con su curriculum y una entrevista personal. Ya lo dijo Peris, «las plazas no responden a personas, sino a necesidades concretas de los proyectos». Y los seleccionados eran los idóneos. Estar relacionados con EU o Podemos no puntuó.