Las Provincias

El juez sospecha que el millón hallado a los suegros de Granados era de López Madrid

Francisco Granados, exsecretario general del PP de Madrid.
Francisco Granados, exsecretario general del PP de Madrid. / Archivo
  • Los investigadores de la trama 'Púnica' creen que el exsecretario del PP madrileño cobraba comisiones por obras que repartía con el partido

Los manuscritos intervenidos por la Guardia Civil a Francisco Granados, exsecretario general del PP de Madrid y en prisión preventiva por la trama 'Púnica', han permitido a los investigadores dar un salto cualitativo en busca de supuestos pagos de empresarios destinados a financiar irregularmente al partido regional a cambio de adjudicaciones.

La colaboración con el juez de su mano derecha, el constructor David Marjaliza, descifrando las siglas y las consignas de dinero recogidos en los 'papeles de Granados', provocaron anteayer cinco registros en Madrid, uno de ellos en la sede del PP regional, situada en el edificio de la calle Génova número 13, que señalaron de forma directa a dos personas: Beltrán Gutiérrez, exgerente de los populares madrileños, y Javier López Madrid, consejero de la constructora OHL y yerno del presidente del grupo, Juan Miguel Villar Mir.

El 13 de noviembre pasado, el 'arrepentido' Marjaliza relacionó ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco las siglas 'JLM' con Javier López Madrid y 'BG' con Beltrán Gutiérrez. De aquella colaboración vinieron los registros de anteayer. De aquellas pesquisas se abrió la puerta a investigar la supuesta financiación irregular de la formación regional presidida por Esperanza Aguirre. Otro nombre clave de los 'papeles de Granados' es Ignacio Palacios, exjefe de gabinete de éste al que los investigadores sitúan como 'cobrador' o supuesto testaferro. Tras permanecer un año en prisión, el instructor de la 'Púnica' ordenó su puesta en libertad y la de su mujer solo seis días después de que Marjaliza descifrara los manuscritos.

Colaboración de Marjaliza

El 16 de diciembre, Velasco agradeció la colaboración de Marjaliza con su libertad provisional tras depositar 100.000 euros de fianza y solo dos días después saltó la liebre con el registro, por parte de agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, de la casa de los suegros de Granados, donde apareció en un altillo de un armario un maletín con cerca de un millón de euros en metálico. Unos fondos que los padres de la también investigada Nieves Alarcón, mujer de Granados, explicaron al juez con una versión un tanto sorprendente: "Un ladrón, fue un ladrón el que lo dejó ahí", llegó a declarar el suegro, que luego responsabilizó del hallazgo a operarios que entraron en su casa.

Pues bien, ese millón en varios fajos de billetes procedía, según los investigadores, de las supuestas actividades ilícitas del exconsejero madrileño, es decir, del cobro de comisiones a cambio de favores políticos. Y los registros del jueves iban precisamente a buscar pruebas sobre los supuestos pagos de López Madrid a Granados y el papel de intermediario que en este entramado tendría Beltrán Gutiérrez, según informaron fuentes jurídicas.

Tanto el juez como los agentes de la UCO sospechan que el hallazgo del maletín con el millón de euros podría proceder de esos pagos opacos a cambio de adjudicaciones de contratos públicos. Pagos que Granados cobraría una parte en metálico y la otra a través de empresas 'pantalla', que más tarde le permitían capitalizar dichos fondos a través de la compraventa de participaciones. Un porcentaje para él y otro para el partido sería la ecuación. En sus manuscritos, registró múltiples pagos de 300.000 y 400.000 euros efectuados por "JLM" (López Madrid) a "BG" (Beltrán Gutiérrez), según informó ayer Europa Press.

Granados llegó a pasar entre 2003 y 2011 por las consejerías de Presidencia, Justicia, Interior, Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid. Un periodo en el que también ocupó la Secretaría General del PP regional. Tanto la administración autonómica como el partido estaban presididos entonces por Esperanza Aguirre.

Tampoco es novedad para los investigadores que Granados y López Madrid son amigos "desde hace 25 años". En su declaración judicial de octubre pasado, admitió que ha estado varias veces en el yate del consejero de OHL atracado en Palma de Mallorca sin que éste le hubiera cobrado nada, a pesar de que sí lo hacía con otros amigos. Un yate que el juez sospecha que pudo ser vendido a David Marjaliza, tal y como se desprende del audio de aquel interrogatorio.