Las Provincias

La vicepresidenta, sobre su sueldo: «No me quejo, tampoco tenemos tiempo para gastar»

vídeo

Soraya Sáenz de Santamaría. / Foto: Efe | Vídeo: Atlas

  • Soraya Sáenz de Santamaría defiende la complejidad que establece el Portal de Transparencia para solicitar información por tratarse de un "procedimiento administrativo"

La vicepresidenta del Gobierno tiene un sueldo de 75.744 euros anuales, pero algunos de quienes trabajan junto a ella, como sus dos secretarios de Estado, alcanzan retribuciones de 110.363 euros al año. La situación se repite en cada departamento ministerial. Soraya Sáenz de Santamaría entiende que las diferencias vienen marcadas, en parte, por el número de pagas. "Los ministros tienen 12, el resto de altos cargos, 14". Entiende, además, que es bueno que esto se conozca y bromea con la prensa: "Yo no me quejo. Con el ritmo de trabajo que llevamos tampoco tenemos mucho tiempo para gastar".

Sáenz Santamaría ha participado esta mañana en un desayuno informativo del vicepresidente de Compras del Grupo Volkswagen y del presidente del Consejo de Administración de SEAT. Desde allí se ha referido al Portal de la Transparencia que desde ayer pueden consultar los ciudadanos (https://transparencia.gob.es).

"Es un buen ejercicio de saber lo que hay", ha asegurado. Admite, en cualquier caso, las lagunas detectadas por quienes ayer buceaban por la página. "Iremos enriqueciendo el portal, ampliándolo. Es una apuesta de futuro que se ha hecho por primera vez en España y en la que hay que trabajar y profundizar".

Aun así, defiende el sistema seleccionado por el Gobierno para solicitar información. Quien desee hacerlo a través de la web, necesitará su clave del DNI electrónico o, en su defecto, deberá aportar la cuenta bancaria para que puedan comprobarse sus datos personales. Recuerda la vicepresidenta que cada demanda ciudadana tiene validez jurídica. "Si para poner comentarios en un portal digital tú te tienes que registrar con una serie de datos, imagínate para iniciar un procedimiento administrativo", insiste. Se trata de garantizar que nadie pueda suplantar la identidad de otro usuario y revisar, por ejemplo, la información que este haya solicitado.