Las Provincias

España exige más cooperación en inteligencia a los países del Mediterráneo

Los ministros, en su visita a la Alhambra.
Los ministros, en su visita a la Alhambra. / Efe
  • El ministro Morenés clausura el foro ‘5+5’de Europa y el Magreb con el yihadismo como principal preocupación

El avance del terrorismo yihadista en la región africana del Sahel, la situación crítica de Libia y las redes criminales de inmigración que operan en ambas orillas del Mediterráneo fueron los asuntos que han centrado la atención de los ministros de Defensa de la Iniciativa ‘5+5’, formada por diez países del sur de Europa y el Magreb y que ha cumplido diez años de vida.

España ha clausurado hoy su presidencia anual en un foro celebrado en el Palacio de Carlos V de la Alhambra de Granada. Al encuentro han acudido los ministros de Defensa de España, Francia, Italia, Portugal, Marruecos, Túnez, Libia y Mauritania, el embajador de Malta y el secretario general de Defensa de Argelia.

El titular del departamento español, Pedro Morenés, ha hecho hincapié en la necesidad de reforzar la cooperación entre los citados países para compartir información de inteligencia. El objetivo es ser más eficiente en la lucha contra al terrorismo de carácter yihadista sobre el terreno, el caso más concreto es la inestabilidad del norte de Malí, y mejorar la seguridad marítima del Mediterráneo por la importancia del tráfico de mercancías.

“La inteligencia es fundamental y solo se comparte cuando existe confianza y reciprocidad entre las partes”, ha advertido Morenés en la rueda de prensa posterior al foro, acompañado por su colega tunecino Ghazi Jeribi, país que presidirá la Iniciativa ‘5+5’ en 2015.

El otro capítulo central fue la situación Libia y el conflicto entre las diferentes facciones en la etapa post-Gadafi. Con la presencia de su ministro de Defensa Masoud Erhuma, los países del foro han estado de acuerdo en facilitar toda la ayuda militar posible al Gobierno legítimo que ni siquiera está en la capital Trípoli. En el caso de España está cooperación se materializa, de momento, en compartir información de inteligencia, aunque podría ir a más a través de una misión específica de la Unión Europea.