Las Provincias

Los críticos a Pablo Iglesias se retiran de las elecciones internas de Podemos

Echenique e Iglesias
Echenique e Iglesias / EFE
  • Responden así a la decisión del eurodiputado de presentar candidatos afines a todos y cada uno de los puestos de los órganos de dirección, lo que “supone un error el no dejar espacios para una mayor pluralidad de opiniones en el seno del partido”

Hace dos días habían advertido que si Pablo Iglesias no aceptaba una lista de integración a los órganos de dirección de Podemos abandonarían el proceso de elecciones internas. El sector crítico liderado por el eurodiputado Pablo Echenique ha cumplido su amenaza apenas sólo tres horas después de que el equipo del líder del partido anunciará que presentará una lista con 62 nombres, tantos como vacantes hay en el Consejo Ciudadano, máximo órgano de dirección del partido.

Echenique y su equipo de ‘Sumando Podemos’ abandonan el proceso interno después de haber consultado al equipo técnico sobre el sistema de votación por el que desde el próximo lunes se decidirá a las personas que ocupan los principales órganos de dirección de Podemos. En un principio éste sería por listas abiertas, es decir, aunque los candidatos se presentasen en grupo los afiliados votarían nombre a nombre. Los críticos han decidido abandonar “después de la confirmación por parte del equipo técnico de que el método de votación incluirá un sistema de selección de listas completas con un sólo click o ‘sistema plancha’. Esto, señalan, es un error el no haber dejado espacios para una mayor pluralidad de opiniones en el seno de Podemos”

Esta nueva fórmula favorece a todos aquellos cuyo nombre figure junto al de Iglesias, líder indiscutible de Podemos y a quien se da por seguro próximo secretario general.

Sumando Podemos mantiene que este sistema de votación “reduce la pluralidad del Consejo Ciudadano y hace que el resultado final de la votación sea fácilmente predecible”. “Aunque comprendemos la urgencia con la que se ha llevado todo el proceso, consideramos que su legitimidad (que respetamos) no se ha traducido en la igualdad de oportunidades que defendía PODEMOS hace tan solo unos meses”, añaden los críticos que muestran también su preocupación “porque la Comisión de Garantías Democráticas, un órgano cuya independencia debería ser inmaculada ya que tiene la labor de arbitrar en conflictos internos entre partes, sea propuesto y elegido siguiendo la misma lógica”.