Las Provincias

Pedro Sánchez vuelve a rechazar la idea de la gran coalición

vídeo

Pedro Sánchez / Reuters | Vídeo: Atlas

  • El secretario general del PSOE tiende la mano al PP para luchar contra la corrupción y la desigualdad pero afirma que si gobierna lo hará "en minoría" y desde la izquierda y no con un Ejecutivo de concentración

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha tendido la mano al PP para enfrentarse juntos a los dos "grandes problemas" de España, "la corrupción y la desigualdad", pero ha dicho que si gobernara en el futuro nunca lo hará en colación con los populares, sino "en minoría" y desde la izquierda. En una entrevista en Tele 5, al cumplirse los primeros cien días al frente del PSOE, Sánchez ha advertido de que no se deben tratar "por igual" todos los casos de corrupción porque "una cosa es tener una manzana podrida" dentro de una organización política y otra distinta "tener un cesto lleno", como ha dicho que sucede en el PP.

En el PSOE, ha señalado, "el que la hace la paga", porque la corrupción "no va" con él y ha afirmado que en su partido se actúa contra esta lacra con "contundencia" a nivel de organización y en las distintas administraciones con gobiernos los socialistas, como ha asegurado que ocurre en la Junta de Andalucía.

Lo que sí ha subrayado Sánchez es que en el Partido Socialista, que tiene miles de alcaldes y de concejales, "es lógico que por pura estadística" exista "alguna manzana podrida", pero que en esos casos se reacciona siempre apartando a los que supuestamente han cometido actos ilícitos. Por contra, ha indicado que "la cúpula" del PP "ha convivido estructuralmente con la financiación irregular" y que no se puede equiparar al líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, con el que fue 'número dos' del Gobierno de Madrid, Francisco Granados, porque este último "se enriqueció" estando en el poder y el primero no lo hizo.

Sánchez ha apoyado la "transparencia" y la "contundencia" con la que está actuando la presidenta andaluza, Susana Díaz, en el caso de los ERE pero, en cambio, ha criticado que el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, comparezca en el Congreso "sólo para pedir perdón" y no tome medidas y exija responsabilidades a quienes han actuado ilícitamente en el PP. En cuanto al pacto anticorrupción que reclama el PP al PSOE, se ha cuestionado: "¿en qué planta de la calle Génova (sede del partido del Gobierno) firmamos eso?" y ha añadido que cuando firma algo, le gusta "saber lo que está firmando y con quién".

Para Sánchez su aspiración es que se reforme la Constitución "para blindar derechos atacados por la derecha", para resolver el problema catalán o para revisar los aforamientos de los diputados.

Desafío soberanista

Ha añadido que está dispuesto para ello "a tender la mano a Rajoy" antes del 9 de noviembre (fecha prevista para la consulta catalana) y abordar juntos ese proceso porque "lo importante es tender puentes y no seguir cavando trincheras". Un proceso que, en su opinión, serviría para "revisar a fondo toda la estructura del país" y para que los catalanes puedan votar si desean ser independientes, pero dentro de la ley.

"Nosotros apoyamos el recurso del Gobierno de España" contra la consulta alternativa catalana, ha aseverado Sánchez que sin embargo considera que se trata de una solución a la que no se debería haber llegado. Para el líder socialista "su última preocupación es la falta de unidad" en el PSOE que, ha afirmado, "está como una piña" en torno a él.