Las Provincias

España condena la entrada del convoy ruso en Ucrania e insta a «devolverlo a su territorio»

  • El Ejecutivo de Mariano Rajoy ha reiterado su llamamiento "a que se respete la soberanía, integridad territorial, unidad e independencia de Ucrania

España ha condenado la entrada en Ucrania de un convoy de ayuda humanitaria ruso sin el consentimiento del Gobierno de Petro Porosehnko, subrayando que se trata de "una violación clara de la integridad territorial de Ucrania", por lo que ha instado a Rusia a "devolverlo a su territorio".

"España condena la decisión de Rusia de hacer entrar el convoy humanitario en Ucrania sin el consentimiento de las autoridades del país, ni con el acompañamiento del Comité Internacional de Cruz Roja, tal y como se estaba negociando", ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación en un comunicado.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy ha considerado que "se trata de una violación clara de la integridad territorial de Ucrania", además de "un acto contrario a las normas internacionales y a los acuerdos de Ginebra y Berlín suscritos por Rusia". Por ello, "España, en línea con sus socios, insta a Rusia a devolverlo a su territorio".

Además, ha reconocido "la contención y disposición al diálogo mostradas hasta ahora por Ucrania", al tiempo que le ha reiterado "su apoyo y solidaridad". En este contexto, ha hecho un llamamiento a las partes "a ejercer contención y recuperar la vía del diálogo evitando una escalada de resultados impredecibles".

También ha reiterado su llamamiento "a que se respete la soberanía, integridad territorial, unidad e independencia de Ucrania, y a que la ayuda humanitaria muy necesaria en la zona en conflicto sea canalizada en plena conformidad con el Derecho Internacional y la voluntad de las autoridades ucranianas, y a través de organizaciones humanitarias".

Convoy ruso

Rusia envió el pasado 12 de agosto un convoy de 270 camiones con unas 2.000 toneladas de ayuda humanitaria, sobre todo alimentos, para la población del este de Ucrania, afectada por los combates entre los separatistas prorrusos y las fuerzas del Gobierno de Kiev.

Desde entonces, las autoridades rusas y ucranianas negocian una fórmula para permitir que la ayuda humanitaria llegue a los civiles, sin que para ello sea necesario que personal ruso entre en territorio ucraniano.

Sin embargo, este viernes 145 camiones rusos han cruzado la frontera. Ucrania ha explicado que lo ha permitido para evitar un incidente mayor, aunque ha subrayado que se trata de "una flagrante violación de los principios básicos de las leyes internacionales".

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha justificado la entrada a Ucrania del convoy de ayuda humanitaria, subrayando que un nuevo retraso a consecuencia de las negativas del Gobierno de Petro Poroshenko sería "inaceptable".