Las Provincias

Garzón descarta acuerdos electorales con el PSOE pero abre la puerta a Podemos

El diputado de IU Alberto Garzón.
El diputado de IU Alberto Garzón. / Archivo
  • El diputado de IU afirma que un adelanto del partido de Pablo Iglesias por la izquierda no sería un problema sino "una esperanza" frente al bipartidismo

El diputado de IU Alberto Garzón ve posibilidades de que su partido llegue a acuerdos electorales con Podemos, mientras que descarta por completo negociar con los socialistas: "No nos entra en la cabeza ir a un proceso de confluencia con el PSOE". "Han sido parte del problema", apunta el parlamentario andaluz, que el pasado mes de junio fue nombrado responsable en IU de la Secretaría Ejecutiva del Proceso Constituyente y Convergencia, que incluye la tarea de conectar con otras fuerzas políticas de izquierdas de cara a las próximas elecciones.

Garzón no cree que en esas conversaciones vaya a estar la nueva dirección del PSOE porque, asegura, no han renegado de las decisiones más polémicas que se tomaron durante su última etapa al frente del Ejecutivo. Después de recordar que el nuevo secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, "no ha reconocido que fuera un error cambiar el artículo 135 de la Constitución y poner las instituciones del Estado al servicio de las grandes empresas", Garzón insiste en que no cree que el PSOE "sea parte de la solución de este país".

Eso sí, no descarta que en el proceso de diálogo que IU abrirá en los próximos meses participe "gente que haya votado al PSOE, o incluso que haya militado", pero en ningún caso se sentarán a hablar con la dirección socialista. Antes de iniciar esos diálogos, la coalición de izquierdas quiere "cristalizar" sus valores y principios en un programa electoral que sirva "de hoja de ruta" para esas conversaciones, por lo que no se producirán antes de otoño.

Un programa «idéntico»

También aclara que Podemos, una de las fuerzas con las que IU tiene más posibilidades de llegar a acuerdos, ha pedido esperar a octubre para iniciar cualquier contacto, ya que es en ese mes cuando el partido de Pablo Iglesias celebra su asamblea constituyente. Garzón asegura que IU va a sentarse a hablar "con otras fuerzas, no sólo con Podemos", aunque admite que existen muchos puntos en común entre ambos partidos, que tienen un programa "prácticamente idéntico" y comparten el objetivo de acabar con el bipartidismo.

Uno de los primeros asuntos que abordarán será la manera en la que concurrirán a las próximas elecciones autonómicas y municipales, ya sea en una plataforma conjunta o por separado, para establecer acuerdos tras los comicios. "Es muy difícil saber cuál es el diseño completo que va a tener esa confluencia", señala Garzón, quien explica que la dirección de IU dará en septiembre unas "directrices y líneas de convergencia" a sus asambleas territoriales, que serán quienes tengan la decisión final.

Se prevé que en 2015 haya también elecciones generales, que, de celebrarse ahora, supondrían que IU podría perder la tercera posición por número de votos en favor de Podemos, según la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Para Garzón, un adelanto de Podemos por la izquierda no supone un problema para su partido, sino que es más bien "una esperanza" porque refleja un ascenso de las fuerzas "a la izquierda del bipartidismo", lo que permite "ilusionarse" con "la posibilidad de construir una sociedad nueva que resuelva los problemas que preocupan a la gente". "Eso es lo que refleja el CIS; es una buena noticia. Estamos más cerca de transformar la sociedad que hace cuatro años", añade.

Incluso a pesar del ascenso de Podemos, Garzón considera que IU es "el instrumento más útil" para esa transformación social por su trayectoria "de lucha contra el franquismo y de conquistas sociales", aunque admite que es necesaria cierta autocrítica y adaptar el partido "a lo que la gente está demandando y al momento político actual".

Renovación generacional

Unos cambios que pasan, en su opinión, por una renovación generacional de la que él es el ejemplo más visible pero que también se está produciendo a nivel municipal, donde se están situando al frente de IU "jóvenes que ven la política de una forma un poquito diferente". Otro de los cambios decididos por la dirección de IU es la convocatoria de primarias abiertas a los simpatizantes, que no se celebrarán antes del próximo año ya que primero, explica Garzón, hay que "definir un proyecto político" y "debatir los métodos" para garantizar que la competición "es limpia".

Sobre si atenderá a las voces que dentro de la coalición le reclaman que dé un paso al frente y se presente para ser candidato en las elecciones generales, avisa de que "no es el momento" de decidirlo ni el partido está "en ese debate". "Nunca descarto presentarme, pero eso no significa que sea un sí. Depende del proyecto político que decidamos", añade.