Las Provincias

Los inmigrantes encaramados en la valla comienzan a bajarse tras 9 horas

vídeo

Inmigrantes en la valla de Melilla. / Efe

  • Guardias civiles han aproximado escaleras por las que han bajado más de una decena de los 80 que permanecían allí

Varios inmigrantes de origen subsahariano, de los casi 80 que permanecían desde esta madrugada encaramados a la valla de Melilla, han comenzado a bajarse de la misma tras casi nueve horas subidos en ella. Poco a poco, entre doce y quince inmigrantes han ido descendiendo de los seis metros de altura a los que se encontraban y donde han pasado toda la mañana, desde que se subieron sobre las 5:00 hasta las 14:00 horas.

Al menos cinco inmigrantes han accedido a Melilla durante el intento de salto protagonizado durante la madrugada, todos ellos heridos por los que se les permitió el acceso "por razones humanitarias ".

Hasta ahora el protocolo era devolverlos a Marruecos, pero ayer las fuerzas de seguridad magrebíes se negaron a aceptar inmigrantes y más estando heridos, por lo que, después de seis horas colgados en la valla, finalmente una treintena de subsaharianos fueron bajados y conducidos por la Guardia Civil al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla.

Hoy podría pasar lo mismo después de que, tras varios acercamientos desde poco antes de la 01.00 horas de la madrugada, finalmente unos 600 inmigrantes divididos en varios grupos intentaran entrar en Melilla saltando el vallado fronterizo y quedaran encaramados cerca de un centenar.

Esto ocurría por la vaguada de Villa Pilar, justo entre el aeropuerto y el cementerio musulmán de la ciudad autónoma, muy cerca de donde se han estado produciendo el mayor número de entradas en estos últimos meses.

Según fuentes policiales, al menos un inmigrante habría conseguido eludir los controles y habría llegado al centro de acogida. Hasta cuatro ambulancias hacían acto de presencia en el lugar de los hechos y atendían a varios inmigrantes con cortes y contusiones.

Algo más de un centenar de subsaharianos, además de los que han quedado colgados, ha logrado superar el primer vallado y ha quedado en la zona entre vallas donde han corrido de un lado a otro intentando esquivar a las fuerzas españolas.

En torno a las 06.00 horas de la mañana, otro grupo de un centenar de inmigrantes intentaba acceder a Melilla por una zona cercana al paso internacional de Beni Enzar, conocida como Cementerio de Moularis. La frontera española podría haber quedado cerrada durante algunos minutos por motivos de seguridad, aunque finalmente las fuerzas marroquíes han repelido el intento.

Esta es la segunda noche de tensión en la ciudad autónoma después de que ayer casi un millar de inmigrantes intentara también varios saltos y por distintos lugares acceder a Melilla superando de forma irregular el vallado fronterizo.

Las fuerzas españolas no descartan nuevos saltos en las próximas horas debido a la gran presión migratoria sobre el enclave español y al colapso que viven los campamentos del monte Gurugú que podrían contar con más de 3.000 subsaharianos.

Desde las organizaciones sociales que trabajan en Melilla y Ceuta se cree que las fuerzas marroquíes están llevando a cabo una huelga de celo y no están actuando como en los meses anteriores. Se denuncia que no llegan a tiempo a repeler los intentos de entrada y que no están aceptando expulsiones en caliente de inmigrantes heridos o que hayan quedado encaramados en el vallado.