La 'wonder woman' real

Daniela Vega durante la presentación del filme. /
Daniela Vega durante la presentación del filme.

La cinta latinoamericana más revolucionaria del año la protagoniza una transexual

O. BELATEGUI

Hay un momento en 'Una mujer fantástica' en la que insultan a su protagonista llamándola «quimera». Lo hace una pija chilena, incapaz de asumir que su exmarido encontrara la felicidad junto a una mujer transexual serena, sofisticada y discreta. Claro que, si se piensa bien, «quimera» es más bien un halago para alguien obligado a reafirmar su identidad día a día en la machista sociedad chilena, que lleva años tramitando en su Parlamento una ley de identidad de género sin llegar a ninguna parte.

Sebastián Lelio, que ya nos arrebató con otro retrato femenino lleno de verdad y emoción en 'Gloria', firma la película más revolucionaria del cine latinoamericano este año, que encabeza las nominaciones a los Premios Fénix. 'Una mujer fantástica' comparte con 'Gloria' la utilización de canciones en momentos de ensoñación -suenan 'A Natural Woman' de Aretha Franklin y el opiáceo 'Time' de Alan Parsons Project- y un cierto humor irónico y distanciador desde sus títulos de crédito, con imágenes de las cataratas de Iguazú.

Allí planean acudir Marina y su compañero, un hombre maduro y enamorado hasta las cachas, que muere casi en sus brazos tras una noche de amor. Comenzará entonces la humillación de la protagonista, a la que asaltan a preguntas en el hospital e interroga la policía. Los familiares del muerto la exigen que salga de casa y que no acuda al velatorio. 'Una mujer fantástica' narra la incapacidad de pasar el duelo que sufre alguien sojuzgado a cada momento.

Daniela Vega, una actriz y cantante lírica transexual de 28 años, soporta todo el peso del fime a base de miradas, sin apenas diálogos. La Marina de ficción también canta con sobrecogedora voz de 'castrati' para reafirmar la dignidad de alguien que siempre camina con el viento en contra.

Fotos

Vídeos