Visita gratis 15 palacios de Valencia

Visita gratis 15 palacios de Valencia

El programa recién estrenado 'Palaus Transparents' abre al público monumentos que resumen la historia de la Comunitat

LAS PROVINCIAS
LAS PROVINCIAS

La Generalitat abre al público, desde el pasado 3 de abril, veinte palacios y edificios institucionales con el programa Palaus Transparents. El programa permitirá conocer por dentro las sedes institucionales públicas más destacadas de la historia de la Comunitat

El programa cuenta con una aplicación que permite consultar los horarios de todos los monumentos y pedir visitas guiadas en algunos de ellos.

Aquí una lista con los 15 monumentos que se pueden visitar en Valencia. La información ha sido proporcinoada por la propia Conselleria de Transparencia , Responsabilidad Social, Participación y Cooperación.

1. El palacio de la Generalitat

Es la sede de la Presidencia de la Generalitat y del Consell. Tiene su origen en una casa del siglo XV a la que se fueron añadiendo viviendas adyacentes para establecer, en 1421, la sede de la Diputació del General, la máxima institución foral de la época.

Las modificaciones históricas han configurado una mezcla de estilos difícil de clasificar, reconociéndose elementos góticos como la escalera monumental, renacentistas como el torreón orientado a la plaza de la Virgen y otros posteriores.

Con la aprobación del Estatuto de Autonomía en 1982, se convirtió en sede de las Corts y el Consell quedando para uso exclusivo de éste último desde 1984. En 1931 fue declarado monumento histórico-artístico nacional.

2. El palacio de los Borja (Les Corts)

La sede de les Corts es un edificio monumental de estilo gótico tardío con origen en el siglo XV, cuando fue construido por la familia Borja, duques de Gandia.

En 1846 el industrial Francesc Pujals Santaló lo convirtió en fábrica de hilaturas y tejidos de seda. A finales del siglo XIX el palacio de los Borja fue heredado por la esposa de Joan Pérez de Sanmillán y Miguel, senador por Valencia y marqués de Benicarló, que realizó reformas que recuperaron el carácter palaciego del palacio.

En 1973 pasó a ser propiedad del Estado y desde 1983 es sede de les Corts. Una nueva rehabilitación recuperó elementos como la escalera modernista y restauró los lienzos de Ignacio Pinazo que decoran la Sala de los Pinazo.

3. El palacio de los Català de Variola

Su origen está documentado en el siglo XV, de ahí su estructura típica del gótico civil de la Corona de Aragón, con patio central y escalera monumental que conduce a la planta noble.

En 1513 la familia Català adquirió la casa, que alcanzó fama histórica a partir de 1591, cuando Bernardo Guillem Català de Valeriola fundó la Academia de los Nocturnos, una peculiar institución que reunía a nobles valencianos en tertulias literarias. En 1727 se reformó y amplió el inmueble con la adquisición de la contigua vivienda del marqués de Llançol de Romaní, orientando la fachada principal a la actual plaza de Nules. Entre 2002 y 2006, una rehabilitación integral adaptó el edificio para funciones administrativas. En 2007 fue declarado Bien de Interés Cultural.

4. El palacio de Castellfort

La construcción de este edificio palaciego fue encargada por los marqueses de Castellfort al arquitecto Joaquín María Arnau Miramón, responsable de otros edificios emblemáticos como el desaparecido palacete de Ripalda. Se construyó entre 1903 y 1906 sobre un solar trapezoidal recayente a las calles Juristas y Caballeros, zona tradicionalmente noble de la ciudad.

Consta de planta baja, entresuelo y tres pisos altos con miradores poligonales en los ángulos del piso principal y torres coronadas con cúpulas en la cubierta. En su fachada de estilo ecléctico se mezclan elementos clasicistas y renacentistas con otros de raíz neogriega y medievalizante. Desde el lujoso zaguán, con escalera de mármol iluminada cenitalmente, se llega a las antiguas viviendas superiores, con los salones y dependencias principales abiertas hacia la calle Caballeros.

5. Palacio de En Bou

Es actualmente una de las sedes de la Presidencia de la Generalitat. Perteneció originalmente a la familia de origen catalán Bou, cuyo fundador Esteve Bou d’Urgell acompañó a Jaume I en la conquista de Valencia de 1238.

Su construcción data de finales del siglo XV, en estilo tardogótico con elementos renacentistas y la típica estructura de las casas señoriales de la Corona de Aragón.

A lo largo de su historia el palacio ha experimentado diversas intervenciones, la última de las cuales fue una importante restauración realizada en 1990 para recuperar el estilo original del palacio. Unas prospecciones arqueológicas realizadas descubrieron valiosas pinturas murales góticas que datan de finales del siglo XIV o principios del XV y que revelan la existencia de otra planta noble desaparecida perteneciente al primigenio palacio de En Bou.

6. Palacio de l'Almirall

Tiene su origen en una casona noble del siglo XV de estructura gótica típica. Tanto la casa como los baños públicos al estilo árabe edificados originalmente en los alrededores deben su nombre a un propietario posterior: Francesc de Cardona, marqués de Guadalest y batle general del Reino, que fue nombrado en 1623 almirante de la Corona de Aragón.

Diferentes familias nobles dejaron su impronta en sucesivas reformas, aunque se conservan numerosos elementos originales como el patio central, la escalera monumental o los magníficos artesonados con motivos heráldicos. A principios del siglo XX, una reforma historicista recuperó elementos góticos perdidos como el brocal del pozo o las arcadas de la escalera. En 1944 fue declarado monumento histórico-artístico y en 1985 adquirido y restaurado por la Generalitat para usos administrativos.

7. Antigua Prisión Modelo (Ahora Ciudad Administrativa Nou d'Octubre)

Diseñada con forma radial o panóptica, según la corriente de la época, la Cárcel Modelo fue inaugurada en 1903. Su puesta en funcionamiento centralizó a todos los presos que hasta el momento eran recluidos en los conventos de San Agustín y de San Gregorio y en las Torres de Serranos.

Tras la Guerra Civil sirvió de centro de reclusión para presos políticos del régimen franquista. Declarada patrimonio histórico en 1979, “La Modelo” finalizó su uso penitenciario en 1992 con el traslado de los presos a la cárcel de nueva construcción en Picassent. Posteriormente fue adquirida por la Generalitat, iniciándose en 2008 la remodelación que permitió crear la actual ciudad administrativa de más de 110.000 metros cuadrados, que alberga varias conselleries y cuatro mil empleados públicos.

8. Palacio de Pineda

Situado en la plaza del Carmen de Valencia, este edificio palaciego fue construido en el siglo XVIII como residencia de Francisco Salvador Pineda, intendente general de los reinos de Valencia y Murcia y justicia mayor de Valencia. Presenta un trazado de estilo clasicista, con una fachada neoclásica flanqueada por dos torres y una gran puerta central sobre la que se sitúa el escudo de armas de los Pineda, en el cual todavía se aprecia la fecha de 1732. Gravemente afectado por la riada de 1957, el palacio fue adquirido en 1984 por la Generalitat para su rehabilitación.

9. Ayuntamiento de Valencia

Ubicada en la plaza del Ayuntamiento y declarada monumento histórico artístico nacional en 1962, es la sede del Ayuntamiento desde 1860. En su estructura se aprecian dos vertientes: la edificación original, la constituye la Real Casa de la Enseñanza para niñas del Arzobispo Andrés Mayoral, construida a mitad del siglo XVIII, y la ampliación añadida a principios del siglo XX que comprende la monumental fachada con bajorrelieves de Mariano Benlliure y dependencias interiores como el Salón de Cristal, el hemiciclo o la escalera principal.

En 1936, siendo Valencia capital de la República, la Casa Consistorial acogió en itinerancia a una parte de las Cortes de Manuel Azaña.

10. Palacio de Cervelló

Situado en la plaza de Tetuán, fue en su origen una casona gótica perteneciente a la familia Castellví. La fachada actual es de finales del siglo XVIII o principios del siglo XIX; en la torre meridional se conservan unas pinturas murales de temática mitológica de la época de Fernando VII.

Fue residencia de reyes y personajes ilustres, siendo el escenario en el que el 4 de mayo de 1814 Fernando VII abolió la Constitución de Cádiz de 1812 y restauró el absolutismo, y también donde, en 1840, su esposa María Cristina abdicó de la regencia.

El edificio fue rehabilitado e inaugurado como museo en 2003, devolviéndole el ambiente palaciego y recuperando elementos únicos en su género como los frescos de la torre sur.

11. Palacio de Santa Bárbara

Este palacio ubicado en la plaza de San Nicolás fue construido en el siglo XV por Baltasar Chulià y Muñoz, señor de Godella, Rocafort, Benilodeig, Benimuslem, Forna y Mislata, y más tarde heredado por los barones de Santa Bárbara. Presenta la tipología tradicional de las casas nobiliarias del gótico civil valenciano, con las salas en torno a un patio central (en este caso dos) y la distribución jerárquica de las alturas. A pesar de las sucesivas intervenciones, el palacio conserva en buen estado sus patios interiores, los salones decorados con pinturas murales del siglo XIX, los suelos con azulejos decorados y los bellos artesonados de madera.

Exceptuando el período de la Valencia capital de la República, fue siempre residencia particular de los barones de Santa Bárbara. En 1988 fue adquirido y posteriormente rehabilitado por la Generalitat.

12. Palacio de Forcalló

El Consell Valencià de Cultura tiene su sede en el Palau de Forcalló desde 2000, fecha de su última rehabilitación. Situado frente al antiguo convento del Carmen en Valencia, fue construido en 1864 como residencia señorial. Responde a un estilo academicista propio de la época, con su estructura organizada en una planta baja y dos alturas. En el primer piso se encuentra el Salón Principal o Sala Noble, decorada con pinturas de estilo neoclásico. A espaldas de la casa destaca el jardín cerrado horti conclusi clásico y mediterráneo de inspiración árabe, con cuatro calles en forma de cruz que dividen el espacio vegetal en cuatro partes y una pequeña fuente de planta octogonal en el centro.

13. Monasterio de San Miguel de los Reyes

En origen fue una alquería islámica sobre la que se edificó el monasterio cisterciense de San Bernat de Rascanya. En el siglo XVI, bajo el amparo de Fernando de Aragón, el monasterio fue ocupado y ampliado por la orden jerónima, pasando a denominarse San Miguel de los Reyes. En 1879 se transformó en presidio, que fue usado a partir de 1939 por el franquismo para recluir a los opositores a la dictadura.

En 1962 fue adquirido por el Ayuntamiento y la Diputación de Valencia y, tras albergar durante los años 70 y 80 el Colegio Público Reina Doña Germana, entre 1997 y 2000 se restauró y rehabilitó como sede de la Biblioteca Valenciana y de la Acadèmia Valenciana de la Lengua.

14. El palacio de Batlia y palacio de los Marqueses de Scala (Diputación de Valencia)

La sede principal de la Diputación Provincial de Valencia está instalada en dos edificios adyacentes en la plaza de Manises de Valencia: el Palacio de la Batlia y el Palacio de los Marqueses de Scala.

El primero, que contiene el acceso principal al conjunto, es un edificio palaciego construido sobre la que fue la residencia del batle general, el administrador de la hacienda real en tiempos de Jaume I. Conserva numerosos elementos de arquitectura gótica y barroca, y desde su reforma definitiva en 1955 es sede de la Diputación Provincial.

El segundo palacio es la antigua Casa Palacio de los Boïl, marqueses de Scala y señores de Manises. Aunque su origen es una casa del siglo XVI, resulta de la fusión de dos construcciones en el siglo XVIII.

15. El palacio Boïl d'Arenós (Bolsa de Valencia)

Perteneció en origen a la familia Boïl y Vives de Cañamás, barones de Bétera, como demuestra el escudo de armas de la puerta, y alberga la Bolsa de Valencia desde su rehabilitación en 1980.

A lo largo de su historia ha experimentado numerosas reformas. La primera reforma significativa, en el siglo XVIII, levantó la fachada y estructuró el inmueble en las tradicionales cuatro alturas. Otras posteriores introdujeron modificaciones en su estructura y transformaron la fachada principal para homogeneizarla. En 1854 pasó a ser propiedad de Vicente Dasí y Lluesma, marqués de Dos Aguas. En 1976 la Comisión del Patrimonio Artístico de Valencia impidió su demolición, declarándose al año siguiente monumento artístico.

Fotos

Vídeos