La vida del excéntrico Wiseau

James Franco en una secuencia de 'The Disaster Artist' . / lp
James Franco en una secuencia de 'The Disaster Artist' . / lp

James Franco ofrece la mejor interpretación de su carrera en 'The Disaster Artist', su revisión de la estrambótica 'The Room'

MARÍA ESTÉVEZ

Hoy se estrena 'The Disaster Artist' la recreación de James Franco del rodaje de la estrafalaria 'The Room'. Franco da vida al excéntrico cineasta Tommy Wiseau a quien la cámara sigue junto a su amigo Greg Sestero, -interpretado por Dave Franco, hermano pequeño de James-, en su intento de triunfar en Hollywood mientras ruedan 'The Room'. Reverenciada como el 'Ciudadano Kane' de las malas películas, protagonizada, dirigida y producida por el extravagante y grotesco Wiseau, el personaje le sirve a Franco para ofrecer la mejor interpretación de su carrera, quizá con opciones al Óscar. Inconformista y versátil, Franco es actor ('Superfumados'), director experimental ('El ruido y la furia'), poeta ('Straight James / Gay James') además de pintor, productor y profesor universitario. Con 39 años, esta multifacética estrella de Hollywood es casi indefinible.

-¿Qué significa esta película para usted?

-Es muy personal. Tenía mucho en común con el personaje y me entregué en la interpretación. Durante el rodaje muchos actores sin trabajo en Los Ángeles me contaban sus historias. Me identifico con ellos, y eso ha hecho que sea tan personal. En especial por poder trabajar junto a mi hermano Dave. Aunque algo raro, fue un gran rodaje, con cierta tensión sexual entre los protagonistas.

-¿Cuándo descubrió 'The Room'?

-Rodaba 'Una loca entrevista' con Seth Rogen y Evan Goldberg cuando supe que 'The Room' llevaba un mes en los cines de medianoche. Fuimos juntos y nos pareció increíble. La gente tiraba cucharas y pelotas. Iban vestidas de esmoquin y repetían los diálogos. Fue sensacional.

-Su película sobre la película va camino del Óscar

-Recibimos muy buenas críticas y me siento muy orgulloso. He luchado por abrirme camino como actor en Los Ángeles y sé lo que significa el rechazo. Sería realmente extravagante, por no decir otra cosa, ganar un Óscar. Cuando Tommy hizo su película la distribuyó él mismo, pagó para que estuviera dos semanas en los cines y poder competir en los Óscar. Que me pregunten por ellos ya es extraño, aunque gratificante. Sonrío al pensar que 14 años después del estreno de 'The Room', Tommy pueda pasear por la alfombra roja hablando de su filme.

-Ya ganó la Concha de Oro en San Sebastián.

-Fue increíble. Una sorpresa enorme. 'The Room' no se había estrenado en España y el 99% de la audiencia no había visto la película. Una reacción tan positiva habla del trabajo de este filme, de su conexión con el público. El corazón de esta cinta está en el lugar correcto.

-Homenajea a todos esos actores que llegan a Hollywood soñando con triunfar sin rendirse. A su esfuerzo y sacrificio.

-Encapsula la representación del sueño americano. Es la película más americana del año: un tipo que rehúsa admitir que no es americano es lo más americano de la película. Adoro a Tommy por muchas cosas, empezando por sus similitudes con James Dean, rechazado por su padre, por su madre. Un nihilista que se refugia en las películas para encontrar su salvación. Me encantó ese aspecto.

-Como productor, escritor, director o actor ¿trata de provocar?

-No necesariamente. Las cosas que hago, por muy excéntricas que parezcan, las hago porque me interesan. De esta película me atrajo la extraña historia de Hollywood que esconde, y un personaje como ningún otro ser humano en el planeta.

Fotos

Vídeos