Escapada desde Valencia: tres días en Bolonia

Escapada desde Valencia: tres días en Bolonia

MIKEL LABASTIDA

Bolonia es la ciudad universitaria por excelencia en Italia. Y eso se nota. Es una ciudad joven, que invita a pasarlo bien en ella. Invita ella y los cientos de estudiantes locales y de fuera (los Erasmus) que pueblan sus calles. Su Universidad se fundó en 1808, por lo que es la más antigua de todo Occidente y por ella pasaron, entre otros, Dante Alighieri, Petrarca, Thomas Becket, Erasmus de Rotterdam. También dicen que es la ciudad más roja de Italia, y no solo por el color de sus tejados y de sus fachadas, sino también por la ideología que prima entre sus habitantes, ya que es feudo histórico del Partido Comunista Italiano.

Descárgate las rutas de Bolonia

Se puede recorrer Bolonia a través de sus soportales. La ciudad cuenta con más de 45 kilómetros de arcadas en sus fachadas, aproximadamente 38 de los cuales se encuentran en el centro histórico, uno de los más grandes de Europa. Y bajo alguno es imprescindible tomar un aperitivo y, sobre todo, probar la famosa salsa Ragù. Locales baratos (propicios para los estudiantes) no faltan.

Día 1

LP

El centro neurálgico de la ciudad es el enorme casco histórico y un buen punto de partida sería la Piazza Maggiore (4), que aloja la basílica de San Petronio (8), la quinta iglesia más grande del mundo. Eso sí, está inacabada, algo que ya forma parte de su singularidad. En este espacio se pueden contemplar también el Palazzo di Re Enzo (2) o el Palazzo Comunale (5), así como el Palazzo D'Accursio (6), que es la sede del ayuntamiento de la localidad. No pasa inadvertida la fuente con la Estatua de Neptuno (3). De la escultura, por cierto, se dice que poseía unos atributos masculinos mayores, algo que disgustó a las autoridades y hubo que modificarla.

Para empezar bien el día es recomendable tomar un desayuno en condiciones antes de echarse a andar. La Pastelería Gamberini (1) es toda una institución en la preparación de dulces, zumos y cafés. Para tomar algo más solido hay que acercarse al Mercato di Mezzo (10), el lugar perfecto para encontrar los productos gastronómicos característicos de la cocina boloñesa. No debe pasar por alto el Palazzo dei Notai (7). Antiguamente la actividad de los notarios era gestionada por la llamada Sociedad de los Notarios, que fue la que en 1381 hizo edificar este palacio para fijar su propia sede. Pese a su discreta fachada hay que detenerse y entrar en el Oratorio de Santa Maria della Vita (10), que sorprende en su interior.

Día 2

LP

Los amantes del arte encontrarán propuestas interesantes en la Galería de Arte Moderno (11). Aunque posiblemente ninguna de sus exposiciones llama tanto la atención como la Ventana de Bolonia (12). Esta localidad fue conocida durante mucho tiempo como la pequeña Venecia, porque contaba con numerosos canales. Pero a medida que la ciudad creció fueron haciéndose subterráneos. Hay uno que aún se puede contemplar desde la Via Piella y a través de una pequeña ventana. El otro símbolo de la ciudad son las dos torres (15), la primera de ellas permite el acceso a su interior y poder subir hasta lo más alto para disfrutar de las vistas. Y hablando de símbolos, los pórticos de la Plaza Galvani también lo son.

La plaza de Mercanzia, las calles de Via degli Orefici, Portico del Pavaglione, Via Clavatura y Via Castiglione forman el llamado Quadrilatero (16), que durante años fue epicentro mercantil de la ciudad y aún hoy permite acceder una oferta de comida callejera estupenda. Auque el lugar más popular para comer esta ciudad es la Osteria dell Orsa (13), en la que siempre hay colas para comer. ¿Su secreto? Buenos platos a precios baratos. Uno no se puede ir de esta ciudad sin conocer la preciosa plaza de Santo Stefano (17) y la plaza Cavour (18) o sin tomar un café en Café Zamboni (14). Fuera del centro se esconde el Jardín Botánico, que es el tercero más antiguo del mundo.

Día 3

Puesto que Bolonia es una ciudad fácil para recorrer en dos días, se puede aprovechar para hacer una escapada desde aquí y conocer municipios fronterizos como Módena (en el que destacan el Palacio Ducal, la Catedral y el vinagre) o Parma (a las faldas de los montes Apeninos).

Otras escapadas

Fotos

Vídeos