Chamonix, a los pies del cielo

Chamonix-Mont-Blanc, en Francia./
Chamonix-Mont-Blanc, en Francia.

Esta pequeña localidad francesa se asienta en el corazón de Los Alpes, junto a la imponente cumbre del Mont Blanc

ÁLVARO ROMEROMadrid

La cima del Mont Blanc acaricia el cielo de Francia y con 4.810 metros se consolida como una de las cumbres más altas de Europa. A sus pies se ubica la pequeña localidad de Chamonix, un lugar que parece sacado de un cuento de hadas. La arquitectura alpina marca la tónica general del pueblo. Las chimeneas no dejan de trabajar, los muros gruesos protegen del frío exterior y los tradicionales tejados a dos aguas de pizarra negra evitan la acumulación de la nieve.

Se trata de una ciudad de alta montaña cuya economía se sustenta gracias a los turistas que llegan desde todas las partes del mundo para recrearse con el bello entorno de la zona y en temporada de esquí, para disfrutar de la nieve y los deportes de montaña. Esto deriva en un ambiente cosmopolita y una interesante mezcla cultural.

Historia del esquí

Chamonix pasó a la historia como anfitriona de los primeros Juegos Olímpicos de Invierno en el año 1924 y además albergó la Copa del Mundo de Esquí Alpino celebrada en 2005. Ofrece las mejores infraestructuras y servicios de todo tipo para que profesionales y aficionados practiquen su deporte preferido. Desde laderas empinadas, perfectas para deportistas experimentados (dificultad negra); hasta pistas preparadas para principiantes, familias con niños o todo aquel que quiera aprender sobre preciosas alfombras de nieve blanca (dificultad verde).

La temporada de esquí en la zona oscila entre los meses de diciembre y mayo, ofreciendo también multitud de actividades para los no esquiadores. Los amantes de las compras pueden disfrutar de más de 400 tiendas de diferentes marcas de reconocido prestigio o degustar los platos en cualquiera de sus 130 restaurantes. Todo ello se completa con una vibrante vida nocturna y una amplia selección de eventos.

Alrededor de Chamonix

Desde cualquier zona de la localidad se divisa el imponente Mont Blanc. El entorno ofrece diversos atractivos turísticos para disfrutar de excursiones únicas. El Mer de Glace es una de ellas, un tren cremallera de singular belleza lleva hasta un espectacular glaciar en cuyo interior se escava una galería para poder visitarlo por dentro, una imagen inolvidable.

Desde el centro de Chamonix un teleférico permite, en 20 minutos, acceder hasta Aiguille Du Midi, a más de 3.800 metros de altura el visitante puede descubrir la sensación de estar en alta montaña y contemplar unas vistas únicas. Lagos y más glaciares completan los atractivos, a los cuales se suma también el Valle de Chamonix, enclave de una riqueza natural incalculable.

Fotos

Vídeos