Un recorrido por los relojes más bonitos de Europa

Praga/
Praga

De carrillón, de cuco, astronómicos o solares, cualquiera de ellos tiene la capacidad de convertirse en el reclamo turístico más importante de su ciudad

ÁLVARO ROMERO

Europa cuenta con cientos de rincones maravillosos donde descubrir la cultura y la historia de cada uno de sus países. Monumentos únicos de diferentes estilos artísticos y obras arquitectónicas que se convierten en la imagen de una ciudad y el mayor reclamo turístico de la misma. Plazas, calles e incluso relojes que, por su belleza y tradición captan todas las miradas. Recorrer el viejo continente descubriendo sus relojes más icónicos es, sin duda, una fascinante aventura.

Triberg

El reloj de cuco más grande del mundo

La pasión de los alemanes por los relojes de cuco hace de ellos un arte que alcanza su máximo esplendor en los bellos parajes de la Selva Negra. Allí, entre espesos bosques y pueblos de cuento se encuentra el reloj de cuco más grande del mundo, cerca de la pequeña localidad de Triberg, de apenas 5.000 habitantes. Una obra de arte que tardó más de cinco años en construirse y que ostenta el récord Guinness. Se puede visitar su interior y disfrutar cada día a las 12:00 horas del canto del cuco. Su mecanismo pesa cerca de 6 toneladas y el cuco tiene una longitud de 4,5 metros. Sin duda uno de los reclamos turísticos más importante de esta pintoresca zona de Alemania.

Praga

Un reloj astronómico

El reloj astronómico de Praga es la imagen más representativa de la ciudad. Ocupa parte de la fachada sur del antiguo Ayuntamiento, ubicado en la plaza principal de la Ciudad Vieja, donde acapara todas las miradas. El mecanismo, de origen medieval, está considerado el más antiguo de su estilo que se conserva en Europa. Fue puesto en marcha en el año 1410. Se divide en tres partes: el cuadrante astronómico, las figuras animadas y el calendario circular. Cada hora en punto comienza el espectáculo y los turistas se agolpan en frente de él con el fin de contemplar tan bello acontecimiento.

Chester

Easgate Clock

El Easgate Clock de Chester es el verdadero icono de la ciudad y uno de los relojes más famosos de Inglaterra. Se alza en el centro histórico, sobre un tramo de la antigua muralla, dejándose ver entre tradicionales casas entramadas con estructura de madera. Fue construido en hierro forjado en 1897 e inaugurado en 1899 con motivo del 80 aniversario de la reina Victoria. Está considerado el segundo reloj más fotografiado de Reino Unido tras el Big Ben, gracias entre otras cosas a la rareza de sus formas y los vivos colores que adornan tanto la esfera como la estructura.

Múnich

Un bello carrillón

La Marienplatz de Múnich en su plaza más conocida, actúa de eje en el casco antiguo de la urbe alemana y alberga entre otros edificios el del Ayuntamiento. En el centro de su imponente fachada de estilo neogótico se sitúa un precioso carrillón, uno de los más grandes de Europa. Inaugurado en febrero de 1909 cuenta con un total de 43 campanas y 32 figuras a tamaño real que se mueven representando la boda del duque, en la parte de arriba; y el baile de los toneleros en la parte de abajo, escena que representa la celebración del fin de la peste, epidemia que asoló el país.

Fotos

Vídeos