Las Provincias

Pueblos con encanto de Tenerife

Basílica de Candelaria, Tenerife.
Basílica de Candelaria, Tenerife. / webtenerife
  • La isla alberga rincones naturales sin igual en Europa y pueblecitos llenos de rincones por descubrir

Tenerife es uno de los lugares más peculiares de España. El Teide y su naturaleza volcánica hacen de la isla un lugar único en Europa. Recibe miles de turistas al año, tanto nacionales como internacionales, atraídos por un clima que ofrece temperaturas suaves en las cuatro estaciones.

El Parque Nacional del Teide, declarado Patrimonio de la Humanidad, es uno de los espacios naturales españoles mejor valorados por su riqueza, tanto en flora como en fauna. Allí se encuentra el pico más alto de España con 3718 metros. Además, la costa suroeste es un lugar perfecto para avistar ballenas en su hábitat, pueden encontrarse delfines, orcas y ballenas azules, entre otras especies.

En el Parque Rural de Anaga puede encontrase laurisilva, camina por sus senderos entre espectaculares paisajes. El macizo de Teno es otro de los rincones que esconde la isla y no puedes perderte si la visitas, un parque volcánico moldeado por la erosión que acoge todo tipo de especies animales y vegetales, entre paisajes de ensueño.

Pero, Tenerife no solo destaca su belleza natural, también cuenta con núcleos urbanos y rurales que mantienen la arquitectura típica de la zona y ocultan rinconcitos a la espera de ser descubiertos.

Garachico, ubicado en el norte de la isla. Cuenta con un importante patrimonio artístico y cultural, por eso fue declarado Bien de Interés Cultural. Un pueblecito que intercala casas de diferentes colores donde predomina el blanco y en cuyos alrededores destaca el pino canario y el cultivo de plátano. En su contorno litoral se entreveran acantilados con pequeñas playas de arena negra, típicas de las Islas Canarias.

Es uno de los pueblos con más encanto de la isla, cuenta con una acogedora plaza central y callejuelas estrechas. Destaca también las piscinas naturales de El Caletón, una de las zonas de baño más conocidas y visitadas por la población local.

La Orotava, al norte de Tenerife. Es considerado por muchos como la localidad más bella de la región. Se ubica concretamente en el valle homónimo, un entorno natural único y de gran riqueza natural y paisajística. Fue declarada Conjunto Histórico Artístico, y no es para menos, el pueblo alberga numerosos palacetes y casonas de arquitectura tradicional canaria. Ejemplo de ellos son la Casa de Los Balcones, la Casa Torre Hermosa, la Casa Lercaro, la Casa del Turista y la Casa Mesa entre otras.

Completa tu visita con el Ayuntamiento, la Iglesia de la Concepción, la de San Juan Bautista y la Plaza de la Constitución.

Arico, al sur de la isla. Se trata de uno de los municipios más extensos de Tenerife y acoge varios núcleos urbanos entre los que destacan Arico el Nuevo, Arico Viejo y Villa de Arico. Conserva palacetes y casonas antiguas intercalados con edificios de cal blanca. También cuenta con núcleos costeros como son Tajao y El Poris, esencia marinera que se respira por los cuatro costados. Visítalos y degusta su maravillosa gastronomía local, a base de pescado fresco de la zona, perfecto para los paladares más exigentes. Visita la Iglesia de San Juan Bautista, la de San Bartolomé y la de Nuestra señora de la Luz.

Candelaria, situado en el este de Tenerife. El pueblo es sede de la famosa virgen de Candelaria, patrona de Canarias. Una villa marinera religiosa que acoge a miles de peregrinos que cada 15 de agosto visitan la basílica que lleva el nombre de la virgen. Acércate hasta el edificio del viejo Ayuntamiento, un lugar singular y muy típico.

Se trata de una localidad pesquera, pasea por su paseo marítimo que transcurre paralelo a la orilla del mar. Descubre su maravilloso entorno repleto de cuevas esculpidas en la roca por la erosión y sus preciosas playas vírgenes de origen natural.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate