Las Provincias

Pueblos de ensueño en el sur de Italia

Vista nocturna de Positano, Italia.
Vista nocturna de Positano, Italia. / Ayto. Positano
  • Lugares singulares que conservan tradiciones y folclore entre paisajes espectaculares que guardan toda la esencia mediterránea

Italia es un país con mucha historia y alma mediterránea, conocido en todo el mundo por sus espectaculares ciudades llenas de arte y edificios monumentales, con la cultura romana como punto de partida. A todo esto se suma una espectacular gastronomía repleta de productos frescos, autóctonos y saludables. Su belleza y las buenas temperaturas, sobre todo en el sur, hacen de Italia uno de los destinos turísticos más potentes de Europa.

El sur del país transalpino guarda toda la tradición de antaño, paisajes característicos, folclore y tradición. Zonas mucho menos industrializadas que el norte y con mayor influencia mediterránea. La idea preconcebida de sus ciudadanos sureños es de ser personas rudas y bastas, pero nada más lejos de la realidad. Además, allí se pueden visitar alguno de los pueblos más bonitos de la zona.

Positano, se sitúa al sur de Nápoles, en la preciosa Costa Amalfitana. Un verdadero balcón al mar que desafía las leyes de la gravedad desde la colina, mirando desafiante al Meiterráneo. Un lugar de película, de los más bonitos del país. Yace rodeado de limoneros que aportan frescura y aroma al ambiente. Entre el acantilado se observa alguna cala que, cuando el calor aprieta, se llena de bañistas.

Alberobello, una curiosa localidad de interior perteneciente a la región de Bari, ubicada concretamente donde empieza el tacón de la bota. Su singular arquitectura hace de este pueblo un rincón único en el mundo, formado por casas con muros de cal blanca y tejados cónicos de color grisáceo. Callejear entre rincones es una sensación única, una experiencia para el recuerdo.

Morano Cálabro, perteneciente a la región de Cosenza y situado a las puertas de la Reserva Estatal Valle del Fiume Argentino, un espectacular entorno natural. El pueblecito se levanta en altura sobre una colina y sus casas de piedra se agolpan escalonadamente de forma ordenada. Cada rincón es una sorpresa hasta llegar a la cima, donde el Castillo Normanno vigila el horizonte desde la altura.

Castelmezzano, perteneciente a la provincia de Potenza, esta localidad es claro ejemplo de que en el sur de Italia también hay zonas montañosas, pese a que las alturas las dominan los Alpes, al norte del país. Se emplaza entre terrenos escarpados y boscosos en un bello entorno que magnifica su encanto. Pese a las dificultades del terreno, se mantiene la armonía en las construcciones.

Altomonte, como su propio nombre indica, puebla una colina de la zona de Cosenza. Desde allí, el pueblo otea el horizonte plagado de tierras de cultivo y olivares. Las cuestas y escalinatas conducen a la parte alta, desde donde se observan unas vistas panorámicas espectaculares. La distribución irregular de sus calles hace de Altomonte un lugar aún más auténtico y con más encanto.