Las Provincias

Destinos perfectos para seguir viajando durante la cuesta de enero

Playa de las Catedrales, Ribadeo.
Playa de las Catedrales, Ribadeo.
  • Rincones económicos y asequibles para disfrutar al máximo de la geografía española en temporada baja

Muchos son los gastos económicos que generan las fechas navideñas, entre un año que se va y otro que viene, regalos de Reyes, banquetes repletos de manjares y algún que otro décimo de lotería. Por todos estos desembolsos las tiendas lucen sus ofertas más competitivas con el objetivo de seguir facturando el máximo posible y suavizar la conocida como "cuesta de enero".

Una cuesta de enero que no debe servir de excusa para dejar de viajar. España ofrece multitud de lugares económicos para realizar escapadas interesantes, especialmente en estas fechas, épocas de temporada baja.

La costa siempre ofrece un remanso de paz y tranquilidad cuando las temperaturas son bajas. Peñíscola es una de las localidades mediterráneas más bonitas de España, en verano es una de las zonas más demandadas de todo el litoral y poder disfrutarla en la tranquilidad del invierno es todo un placer. Pasear por la arena contemplando el romper de las olas y escuchar, tan solo, el rugido del mar y los graznidos de las gaviotas te hará olvidar tus rutinas diarias. El castillo del municipio castellonense se conserva en perfectas condiciones y ha sido objeto de rodaje de varias películas, desde las almenas se divisan unas preciosas vistas del Mediterráneo.

Cambiando de región, otro de los pueblos que brinda tranquilidad y belleza a precios económicos es Ribadeo. En la provincia de Lugo, su término municipal alberga una de las playas más bonitas de toda Europa, la Playa de las Catedrales. Miles de visitantes se acercan hasta allí cada año para contemplar la belleza de las formaciones, arcos esculpidos en la piedra por capricho de la erosión del mar. En verano se masifica y es, en estas fechas, cuando mejor se aprecia la belleza natural de esta playa. Es necesario esperar a que baje la marea. Disfruta también, de su maravillosa gastronomía vinculada al mar y por supuesto, de su ría.

Dejando la costa te proponemos otro destino tan bello como económico, Candeleda, en la provincia de Ávila. Abrígate y disfruta, puesto que la zona suele ser bastante fría en el mes de enero, existe la posibilidad de que la nieve tiña de blanco sus calles y plazas. Situado en el valle del Tiétar, en la sierra de Gredos, es imprescindible disfrutar de su entorno natural, respirar aire puro y pasear entre sus pozas naturales. En el pueblo, el humo de las chimeneas sesea sobre los tejados y el olor a leña se apodera tímidamente de las calles. Su centro histórico mantiene la arquitectura popular de antaño: adobe, madera y piedra. Piérdete por sus rincones y te enamorarás de Candeleda.

Si tu pasión es la historia y la literatura, quizá prefieras disfrutar de una escapada a la tierra de Dulcinea, el toledano pueblo de El Toboso, siguiendo la huella de Don Quijote. Es una opción perfecta para introducirse en La Mancha antigua, degustar su gastronomía y recorrer sus calles entre muros encalados, mampostería y tapial. En la plaza Juan Carlos I se pueden contemplar las esculturas más representativas del pueblo, la pedida de mano de Don Quijote a Dulcinea. Un destino económico que gira en torno a la obra literaria española más internacional, repleto de museos cervantinos.